Del Editor

… "Amo así este cráneo en su ceniza, como al mundo / En cuyos fríos parques la eternidad es el mismo / Hombre de mármol que vela en una estatua / O que se tiende, oscuro y sin amor, sobre la yerba. “Parque para un hombre dormido”. 13 nudos en la espuma. JORGE EDUARDO EIELSON "

T

Del Editor

"Amo así este cráneo en su ceniza, como al mundo / En cuyos fríos parques la eternidad es el mismo / Hombre de mármol que vela en una estatua / O que se tiende, oscuro y sin amor, sobre la yerba. “Parque para un hombre dormido”. 13 nudos en la espuma. JORGE EDUARDO EIELSON "

Del Editor

"Amo así este cráneo en su ceniza, como al mundo / En cuyos fríos parques la eternidad es el mismo / Hombre de mármol que vela en una estatua / O que se tiende, oscuro y sin amor, sobre la yerba. “Parque para un hombre dormido”. 13 nudos en la espuma. JORGE EDUARDO EIELSON "

Del Editor

"Amo así este cráneo en su ceniza, como al mundo / En cuyos fríos parques la eternidad es el mismo / Hombre de mármol que vela en una estatua / O que se tiende, oscuro y sin amor, sobre la yerba. “Parque para un hombre dormido”. 13 nudos en la espuma. JORGE EDUARDO EIELSON "

Del Editor

"Amo así este cráneo en su ceniza, como al mundo / En cuyos fríos parques la eternidad es el mismo / Hombre de mármol que vela en una estatua / O que se tiende, oscuro y sin amor, sobre la yerba. “Parque para un hombre dormido”. 13 nudos en la espuma. JORGE EDUARDO EIELSON "

miércoles, 29 de abril de 2015

martes, 28 de abril de 2015

El siglo de los buses por Hildebrando Pérez Grande


Ahora que estamos ciegos, miramos
Mejor que nunca: las algas
Relampaguean
 Con su triste color azabache,
El oxígeno ralea. También los sueños.
En el horizonte herido humean las alas
De un zorzal ahumado.
Y la lluvia huele a carne sazonada
Por alguna vendimia deleznable.
Este mundo se viene
Abajo. Hay muchos muertos,
Heridos y confusos. Ciegos
Como estamos, miramos
Mejor que nunca. Es el siglo
De los buses.
 
Un hueso duro
De roer
Es el smog.  Como el cielo.


viernes, 24 de abril de 2015

Un beso inconfesable por Omar Monroy


Amanecía
cuando sentí tu mano desabrochando
el cielo o el infierno.
 
Agitado se despertó el ángel o el demonio
que habita al filo del abismo.
 
Atónito cerré mis ojos y me dije que sea
lo que Dios quiera.
 
El día se oscureció y volvió a iluminarse
con tu bendito beso.


jueves, 23 de abril de 2015

martes, 21 de abril de 2015

Hechizo por Ernesto Lobo

Cómo me gusta mirarte
Y aquella cesta cargada de fruta
Junto al abominable piajeño que te acompaña
Me duelen tus manos sucias y tus pies descalzos…
Pero aun así, con este dolor a la espalda,
Siempre me pliego al amanecer
Mirando cómo se vence la luz sobre el terrazo
Porque sé que a diablas y a tontas
Aparecerá tu frágil imagen
Con la misma cesta
Y el achacoso y cansado piajeño
 
Claro que te veo desde la ausencia de mi cuerpo
Con la desdicha encarpetada en mis bolsillos
Claro que te veo venir canturreándole a los jilgueros
Hablándoles como si en ellos se acabara la duda
Se reuniera la vida,
Fugasen los requiebros de la noche,
Porque sonríes con esa dulzura que ya nadie tiene
Con esos ojos que son de perdición
Porque cuando toco las maderas de esta falsa pared
Queda aún el aroma de tus pasos
El hacer de tu camino
La sensación que cada mañana descubre el hechizo
De verte pasar…
 
 
 





Los Atuendos De Mi Alma por Ernesto Valentín

Algún día renunciaré
a todos los atuendos de mi alma.
Descartados serán
máscaras y vestiduras utilizadas
en mi vano empeño
de ser visto, de ser querido,
no como realmente soy
sino como quería ser visto.
 
Podrás auscultar en directo
mi real dimensión.
Verás si hay profundidad o llanura,
si amo como digo que amo
a mi gente, a la humanidad, a la Patria,
a los que conmigo conviven,
a mi casa, a mi bandera, a los que me rodean,
a la Verdad, a la música, a la guitarra,
a la poesía, a los libros,
a la búsqueda de la realidad solapada
bajo siglos de polvo y fuego fatuo.
 
Cuando a mi alma desnuda veas
no te afanes en vestirla;
Dios lo hará
con vestiduras nuevas.
 
 
 

domingo, 19 de abril de 2015

viernes, 17 de abril de 2015

Duelo por Paco García


Cuánta falta me hacen mis hermanos
sus brazos enlazados a la luz de la luna
izada como una vieja bandera de recuerdos,
pero no sabía que habían muerto.
Sólo me ausenté en el breve instante en que caían las piedras desde el cielo,
no quería hacerlo, y menos al ver a mamá dormitando en su albina escalera,
-la cama de mi padre sepultada entre flores y azucenas-
mamatía cerrando las puertas que dan al cielo, en este día extraño, moribundo.
 
Y ya ven. Todo pasó sin que nos diéramos cuenta.
Los he llamado dulcemente por sus nombres, pero no vienen,
ni dejan siquiera tocar sus alas de plumas saladas
ni el viento mojado de la playa me los trae hasta ahora.
 
Ayer estábamos saltando aquellos muros, los cuatro juntitos,
como cuatro veleros nocturnos que se alejan;
y todo era risa en el trino del misterioso eucalipto de la casa,
todo era azul.
Y ahora sangre.


jueves, 16 de abril de 2015

ETERNA LEVEDAD a Eduardo Galeano por Lilian Viacava

Paseabas por la playa con Morgan cuando te vi…
 
 
Hoy contigo se amalgama al infinito
tu intelecto magnitud y tu grandeza
arropando con tus letras de poeta,
historiador, contestatario de América.
 
Dimensión intelectual guardan tus letras
siendo mil venas abiertas que hoy te lloran
por la senda donde esperan tus  colegas
Benedetti con su pluma donde afloras…
 
Vilaró con su pincel sobre una nube
pinta azules y celestes en otoño
con tu nombre prominente de uruguayo
¡sobre grises del mar como un retoño!
 
Los paseos con tu perro por la orilla
de Pocitos con su playa y con sus rocas
hoy te quedas para siempre en la retina
de mis ojos que con lágrimas te evocan.
 
Montevideo – Uruguay  03/09/1940 - 13/04/15
By Lilian Viacava Dama de la Poesía Copyright
 

martes, 14 de abril de 2015

El secreto de las piedras calientes por Becky Urbina

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
“a oscuras nace el sol/el fabuloso huevo”
Blanca Varela
 
Al fondo, donde se acaba el mar y el sol se sumerge todos los días a las seis de la tarde, las aguas deben ser calientes y verdes, como una sopa menestrón recién servida.
Una yema rebosante de aplomo se deja caer en cámara lenta, sabiéndose adorada y poderosa. Se hunde en la pecera de sopa y alumbra a los peces en sus travesías nocturnas. Recorre el fondo del mar como un submarino amarillo recalentado. Entrega sus mejores rayos a conchas y corales como ofrenda. Se recarga con anguilas que acuden a su paso. Toma recados de estrellas de mar para sus parientes de arriba. Cuenta hazañas a las focas y chistes a los delfines. Descansa en el Spa de algas medicinales. Cuando se le hace tarde para partir, rebota en el subsuelo y toma impulso con sus ondas eléctricas. Una pelota de basket es disparada por el mar hasta quedar varada en la canasta de nubes.
 
 
 
 
 

JILGUEROS DE URUGUAY por Héctor José Corredor Cuervo

Entre cantares de unión  y de equidad
despierta un pueblo que sueña día a día
en conseguir la concordia en libertad
bajo campos de integración y armonía.

Son de jilgueros que siguen a Acevedo

bajo la lumbre de lunas cimarronas
y que trinan sobre ramas del recuerdo
para conseguir  el regreso de palomas.

Ellos siembran las semillas de igualdad

en las mentes con amor y poesía
para que brille la luz en la heredad
que padece la indolencia y la agonía.

Ellos despiertan en las masas ignaras

el deseo de arrullar un resplandor
con el ejemplo de la actuación preclara
que dejó en mentes el gran libertador.

¡No más esclavos de globalización!

por carecer de la propia identidad
serán cantares de toda la nación
en Florales de la Solidaridad.