Del Editor

… "He vuelto lentamente, /(Un poco de sueño/es siempre necesario/aunque sea corto como/el silencio de las/enredaderas). Por cada pueblo que pasaba/de regreso,/veía que sus puertas/estaban abiertas/para mí,/que sus techos eran míos,/que sus campos,/sus oídos,/todo me pertenecía. JAVIER HERAUD. “El viaje del descanso” poema 6."

T

Del Editor

"He vuelto lentamente, /(Un poco de sueño/es siempre necesario/aunque sea corto como/el silencio de las/enredaderas). Por cada pueblo que pasaba/de regreso,/veía que sus puertas/estaban abiertas/para mí,/que sus techos eran míos,/que sus campos,/sus oídos,/todo me pertenecía. JAVIER HERAUD. “El viaje del descanso” poema 6."

Del Editor

"He vuelto lentamente, /(Un poco de sueño/es siempre necesario/aunque sea corto como/el silencio de las/enredaderas). Por cada pueblo que pasaba/de regreso,/veía que sus puertas/estaban abiertas/para mí,/que sus techos eran míos,/que sus campos,/sus oídos,/todo me pertenecía. JAVIER HERAUD. “El viaje del descanso” poema 6."

Del Editor

"He vuelto lentamente, /(Un poco de sueño/es siempre necesario/aunque sea corto como/el silencio de las/enredaderas). Por cada pueblo que pasaba/de regreso,/veía que sus puertas/estaban abiertas/para mí,/que sus techos eran míos,/que sus campos,/sus oídos,/todo me pertenecía. JAVIER HERAUD. “El viaje del descanso” poema 6."

Del Editor

"He vuelto lentamente, /(Un poco de sueño/es siempre necesario/aunque sea corto como/el silencio de las/enredaderas). Por cada pueblo que pasaba/de regreso,/veía que sus puertas/estaban abiertas/para mí,/que sus techos eran míos,/que sus campos,/sus oídos,/todo me pertenecía. JAVIER HERAUD. “El viaje del descanso” poema 6."

lunes, 27 de marzo de 2017

El surco de la acción por Irene Mercedes Aguirre


¡Ay, qué difícil  es  sembrar acciones
sobre la dura estepa de  este mundo!
¡Rumiar ideas, roturar profundo,
equilibrar deseos y ambiciones!

¡Cuánto dudamos! ¡Cuántas decisiones
son el producto de un error rotundo,
idas y vueltas entre lo infecundo,
las ignorancias y  las prevenciones!

La maquinaria del hacer  nos frena,
uno tropieza a cada instante, cae
y  se levanta al punto ¡Es la sirena
de nuestra alma   la que nos atrae
hacia otro nuevo intento ¡Tan serena
que en pleno caos la verdad extrae!


jueves, 23 de marzo de 2017

Lugar desierto por Julio Goicochea


¿Moriré cual un desdichado en esta ciudad sorda y muda?
Hace ya tanto tiempo que vivo solo, recordando
aquella escarcha al amanecer entre tréboles y cardos.
¡Qué solo estará hoy, aquellos lugares lleno de jardines con flores!
Y yo, tanto tiempo ensombrecido por lágrimas y
recuerdos, en esta ciudad donde nadie quiere a nadie.
¡Como quisiera acortar esta gran distancia
que me separa de aquellos lugares!
Y no acabar en el sopor más hondo del olvido
bajo este pálido cielo limeño.

lunes, 20 de marzo de 2017

La sombra de los gatos por Flavia Cosma


Mujeres lascivas, con cabellos teñidos de violeta
y piernas abiertas desmesuradamente
todo lo saben,
se quedan en la sombra de los gatos,
detrás de las sucias cortinas.

Sobre sus rostros surge una sonrisa obscena,
descubriendo los dientes ennegrecidos por  ajenjo;
alargadas sobre colchones de pajas usadas,
indiferentes, las mujeres esperan algo.

No comprendiendo más, me dejo llevar
por ritmos extranjeros, bárbaros.
Una parte de mi alma
se agarra de las faldas de la brisa,
los anhelados palacios, con sus altas puertas,
se pierden en la lejanía.

Las arañas pintadas
-como buenas devotas-
 llevan el signo de la cruz
 en sus espaldas,
 y trenzan sus
 mechones transparentes
 a través del aire estival.

Los duendes del bosque,
diáfanos seres superficiales,
ríen para siempre y gritan.

Se encadenan salvajemente
en acogedoras cavidades.


En “El barrio Latino” traducción de Luis Raúl Calvo.

jueves, 16 de marzo de 2017

DESCREIDO por ERNESTO LOBO


Creo ser el último descreído
aquel que da la espalda
para marcharse con su cruz a cuestas
jalando el madero aún en ramas
dejando un rastro de amapolas
de jazmines
de cielo en flor…

Me detuve con la frente húmeda
y el viento ya no soplaba
grité tu nombre
tantas veces
que se perdió en los ecos…

He sentido el golpe de los corceles
de los metales
del magma de la guerra
he abandonado mis armas
el miedo y la furia
voy dejando un rastro
las líneas frías de mis manos
las profundas huellas de mis pasos
una flor entre los dedos
una lágrima anclada
a una descreída piel…

me arrastro
me empujo
mis brazos dormidos se extienden
cual frágiles alas invadiendo la nada
sabiendo que al torcerse la luz del día
estaré otra vez
con el madero atascado a la vida
crédulo en haber sembrado solo olvido…


lunes, 13 de marzo de 2017

Aún creo en ti por Jeamel Flóres


A la juventud venezolana en estas horas lóbregas y de esperanza en que su valentía ha conmovido al mundo


No parí soles en medio de la tormenta
Ni crucé el estrecho de Magallanes para ver estrellas
Ni creí en la iridiscencia de la nieve cuando hacía frío
Ni cabalgué entre pinos mirando el horizonte
Ni recogí las lágrimas del cielo mientras me desvanecía
Ni besé osada a Zeus
Ni reté a Hera por su amor
Ni me casé con Dionisio en secreto
Para que te humillaran
Para que mataran tu garbo
Para que insultaran tu espíritu majestuoso
Para que quebrantaran tu alma en cenizas
Para que tu altivez se vuelva ruina
Para que tu soberbia se deshaga en rocío
Para que no brille nunca más el arcoíris de tu entraña,
Sino
Para que te erices como un león ante la injusticia
Para que resplandezcas como una luciérnaga entre los despojos
Para que te yergas como un pino sobre la malicia
Para que planees como el águila sin temores
Para que profeses el amor secreto a tu tierra en medio de espinas
Para que tus ojos iluminen el porvenir de girasoles
Para que tu frente no se rinda ante los miserables;
Por eso…
                   aún creo en ti.

jueves, 9 de marzo de 2017

JUSTICIA POÉTICA por ANTONIO ACEVEDO LINARES



Por los innombrables
por los que se guardan
un minuto de silencio y luto
por los que no pasan
por el ojo de una aguja
por las victimas del amor
y sus suicidas por los derrotados
de la lluvia por los que no ofrecen
su otra mejilla por los que derraman
su sangre fresca por los estigmatizados
del odio por los criminalizados
de la justicia por los damnificados
de la tierra por los enamorados
de la vida por los humanos derechos
restituidos por la redención del cuerpo
y la palabra por el desarme de la muerte
por la justicia y reparación de victimas
por la reivindicación de la poesía
y el amor por los dioses que no
amenazan con el cielo o el infierno
por la defensa de la rosa
por el fuego de las palabras
y tu cuerpo por la justicia poética
aquí y ahora en nuestra vida
y en nuestra muerte.

lunes, 6 de marzo de 2017

Llegas como el amanecer por Ida Luz Solís Madrid


Llegas poco a poco
como el amanecer,
ocupando mi cuarto
llenándolo profundamente de luz

Vienes tan sigilosamente
que ni siquiera te siento

Seguro aprovechas el atardecer
para acercarte y esperarme
sin que me dé cuenta

Utilizas  los cielos, la brisa
 y los colores del ocaso
para venir sin darme tiempo a nada

Vienes y te asomas entre  libros
coges  mis lapiceros, mis manos
y como a una niña me haces escribir
me soplas ideas y mensajes
que solo podrían venir de ti

Llegas con el agua de la lluvia lenta
y aprovechas su danza, su música, su elenco
para entrar a mi cuarto antes de que cierre la puerta
Vienes con la luz del día que amanece
Te acercas tocando y encendiendo mi cuerpo
mi corazón y las ventanas de mi vida

Cuando ya había sucumbido a la enfermedad
 firmado mi rendición , y capitulado
cuando estaba a punto de quemarlo todo
mis cuadros, mis poemas

Tenía ya  la notificación de desalojo
y te apareces en silencio, como si nada

Llegas como si fuera ayer, discreto
 y con  facilidad ordenas todo de nuevo
(conoces cada lugar)

Devuelves a su lugar lo que había empacado
comienzas a pintar mi casa otra vez con este color rojo
como este ocaso de esperanza

Llegas y  sorprendida aun
 no sé cómo hablarte, que decir
estas aquí y no sé cómo atenderte
que darte,
que servirte
 como serte  agradecida

Estas aquí, y solo atino a rezarte despacito
despacito
para alargar el tiempo
y tú te quedes