Del Editor

… "No renunciaré jamás al lujo primordial de tus caídas vertiginosas /oh locura de diamante. CESAR MORO. De "La tortuga ecuestre" 1936-1939"

T

Del Editor

"No renunciaré jamás al lujo primordial de tus caídas vertiginosas /oh locura de diamante. CESAR MORO. De "La tortuga ecuestre" 1936-1939"

Del Editor

"No renunciaré jamás al lujo primordial de tus caídas vertiginosas /oh locura de diamante. CESAR MORO. De "La tortuga ecuestre" 1936-1939"

Del Editor

"No renunciaré jamás al lujo primordial de tus caídas vertiginosas /oh locura de diamante. CESAR MORO. De "La tortuga ecuestre" 1936-1939"

Del Editor

"No renunciaré jamás al lujo primordial de tus caídas vertiginosas /oh locura de diamante. CESAR MORO. De "La tortuga ecuestre" 1936-1939"

jueves, 25 de agosto de 2016

BURBUJAS POR ROSINA VARCARCEL


Sacerdote de Clío
estuviste esperando
también yo.

No pudiste con Venus
¿y Atenea?
tu militancia en el statu quo
te venció

La flor blanca de coral algún pescador recogerá
un barco del Caribe consagra el espejismo
detrás del mar

Aries
la negra melancolía de la tarde
hunde tus ojos guerreros
y no es fácil detener el alud del sol

Buen viaje
sólo puedo hilar este recuerdo
«Burbujas de Amor»
pero no vuelvas
Quédate en aquella habitación vacía

El eco de mi voz
te acecha volátil

y te hace gemir.


lunes, 22 de agosto de 2016

AL FINAL DEL PABELLÓN POR FANNY JEM WONG


Vestida de esmeraldas
y flores de sauces,
con la piel encendida,
más hermosa que nunca,
lo agasaja con tres presentes…

Primero
La luna danza desnuda
sobre los ardorosos bosques,
tallando deliciosamente
con la punta juguetona de su lengua,
una a una, sus cincuenta y cinco hojas.

Segundo
Con el rubor en los ojos,
tras las cortinas de sedas rojas,
la garza dorada, lo mirará de reojo,
enterrará furiosamente el pico,
debajo del palpitante ombligo,
aspirando al fin, las blanquecinas lluvias.

Tercero
Embriagada de placeres,
con el corazón confundido,
despeinados los sueños,
agitadas las olas,
con los ríos crecientes
y las almohadas calientes,
la noche se rinde exhausta.

Al final del pabellón
fornican el tintero y la pluma.


jueves, 18 de agosto de 2016

Cantaré cada noche sin desistir por Ida Luz Solís Madrid



Voy a escribirle al Sumo Pontífice y  al mismo Dios
para que te exoneren de tus promesas
de los exámenes  que te faltan rendir
y puedas venir aquí, a mi lado

Voy a contratar a las noches más elocuentes
a las aves más tiernas
para que viajen especialmente a cantarte
a sanarte
y te convenzan  de volver conmigo

Todo este tiempo han crecido flores
 y eucaliptos en nuestra casa
se han limpiado  los campos y los ríos esperándote

Yo  ya estoy curada
ya no me asustan los días ni los anocheceres
a través de los cuales te solías ir

Aún tengo las oraciones y remedios que dejaste

Todo está preparado
durante estos años he aprendido a domar
a la desesperanza, y a las penas
 que se habían venido a vivir conmigo

He arreglado todos los techos y las goteras por las cuales
se filtraba el desaliento que no nos dejaba dormir
Estoy aquí, no he aceptado la derrota
he apelado a la corte suprema
tengo todos los fallos a mi favor

Parece que el gran señor cederá
y aceptará por fin la libertad de tus sueños

Mientras tanto  tercamente seguiré esperando
parada frente a la puerta aunque todavía no  abran
y  a Dios  enterneceré , le hablaré, y le hablaré
 y  le  cantaré cada noche sin desistir
 hasta que vuelvas


lunes, 15 de agosto de 2016

ARCOIRIS por CLAUDIA CACERES



Cuando cayó el primer rayo,
Alina se encontraba a cien kilómetros del arcoíris
Sus cabellos revueltos iban escapándose del viejo elástico gastado, deshilachado
Las primeras gotas de tormenta le besaron la sien
Las segundas, la palma de la mano con la que tentaba recoger sus dorados hilos rebeldes de cada día

Alina andaba siempre alegre, despeinándose la vida
Saboreando el gusto a fresas y menta silvestres impregnado en su enredadera de paja
Cuando cayó el segundo rayo, 
Don Picudo Jilguero, muy puntual y laborioso, destejía ciertos nudos angustiados por la humedad
Aquellos irremediables, le servían de cálida guarida en días como hoy

Antes del inicio del torrente
Las diminutas sombras a sus pies se fueron convirtiendo en espejismos del horizonte
El arcoíris se replegó  ante el gris y blanco en los ojos grandes de Alina
Y cuando el cielo se cuarteo en un suspiro mojado
Cayó el tercer – y ultimo- rayo


viernes, 12 de agosto de 2016

“Quiero huir, pero no sé..." por Maritza Ramos


Hoy, una vez más,
De llorar siento ganas…

Quiero lanzar toda esa hiel     sí         aquella   que
Va royendo       me carcome                día a día…

De hacer no sé    sólo dudo
Arrastro cual raídas cadenas
Tiempo     tanto tiempo
Que  me corroe como el mar a las rocas
Porque así         me creí     dura
Como las propias rocas
Igual me voy quebrando
De a pocos sin ver un final…

Quiero salir corriendo
Huir ver desde lejos muy lejos,
Desde donde nada    nadie         me encuentre
Aunque la misma nada me hiera       muero
Y en la soledad me aloque          insana
Y la distancia me atormente…

Quiero huir
Pero no sé..."



TE LO MERECES por CARMEN AMARALIS VEGA OLIVENCIA


Ser yo
Entre tantas, ser yo,
Yo, la elegida.
Yo, que cargo las sombras del universo,
que estoy cubierta de pozos  profundos,
tan profundo como las tinieblas del dolor.
Yo, que entregué el alma al infierno
cuando me hablaron de despedidas,
cuando en un segundo aniquilaron mi vida,
dejándome moribunda en el jardín.
Aquel jardín donde una vez me llevaron al cielo.
Y me vuelvo a preguntar mil veces,
por qué entre tantas me escoges a mí,
si solo tengo para ofrecer melancolía y tristezas.
Si al mirarte a los ojos,
es otra luz la que ilumina los recuerdos,
y se nubla mi vista en remordimientos.
Pero estoy resuelta,
hago un pacto con la vida,
desde ahora trataré de sentir
como se siente la ternura en la piel joven,
como palpitan los labios con un primer beso,
y  se despierta voraz un  deseo loco de amar.
Es que el corazón me grita: Te lo mereces.