Del Editor

… "HASTA EL DÍA en que vuelva, de esta piedra / nacerá mi talón definitivo, / con su juego de crímenes, su yedra, / su obstinación dramática, su olivo. CESAR VALLEJO. Poemas Humanos. Hasta el día que vuelva "

T

Del Editor

"HASTA EL DÍA en que vuelva, de esta piedra / nacerá mi talón definitivo, / con su juego de crímenes, su yedra, / su obstinación dramática, su olivo. CESAR VALLEJO. Poemas Humanos. Hasta el día que vuelva "

Del Editor

"HASTA EL DÍA en que vuelva, de esta piedra / nacerá mi talón definitivo, / con su juego de crímenes, su yedra, / su obstinación dramática, su olivo. CESAR VALLEJO. Poemas Humanos. Hasta el día que vuelva "

Del Editor

"HASTA EL DÍA en que vuelva, de esta piedra / nacerá mi talón definitivo, / con su juego de crímenes, su yedra, / su obstinación dramática, su olivo. CESAR VALLEJO. Poemas Humanos. Hasta el día que vuelva "

Del Editor

"HASTA EL DÍA en que vuelva, de esta piedra / nacerá mi talón definitivo, / con su juego de crímenes, su yedra, / su obstinación dramática, su olivo. CESAR VALLEJO. Poemas Humanos. Hasta el día que vuelva "

jueves, 21 de febrero de 2019

EN LA NOCHE DE PIEDRA DE LA URBE por FELICIANO MEJIA

Legaste
como un leño que arde
para el aterido del medio de la estepa
o la puna, donde helados, vidriados los ojos,
a cientos de millares mueren los camélidos.

Y pensabas como una campanilla
de oro
en el terciopelo añil
de la madrugada.

Tus pelos renegridos
de ondas de aloe y tu mirada de pantera
me rosaron el borde del alma
y el rancio cadáver do habito
como una sombra de sombra
se puso de pie.

Tenías una ametralladora Galil.

Fue entonces que te amé.

En “Bitácora”. 2016.





lunes, 18 de febrero de 2019

EN MIS BRAZOS por ERNESTO LOBO

Ante el espejo una artera sonrisa
El rigor de los meses quietos del invierno y
El mismo temblor de manos
Mascullando el cuero de la tarola…

Al frente tú
Indeleble sombra
Dibujada en la pared…

Imperceptibles movimientos que nunca cesaron
El aire con sus cenizas blancas
La cacofonía del ritmo
El fresco olor a humedad y tierra…

Una mágica estampa dibujada sobre el espejo
Escondida en los escombros de las esquinas
Un frágil y diminuto mundo
En el que tú sombra y yo voz
Bailamos la hora infinita de este encuentro…

Cuánta magia adormecida hay
En nuestros brazos…


jueves, 14 de febrero de 2019

Presuntas Lejanías por ERNESTO VALENTIN

Un paso suyo hacia adelante
y allá el horizonte daba un paso atrás.

Veían sus ojos bellezas
y éstas abundaban cada día más.

Caminaba hacia el sol de la mañana
pero el sol mantenía su distancia.

Así transcurría su vida cotidiana.

Ya no.

Cada día sus pupilas, con menos luz,
perciben las bellezas mermadas.

Camina hacia el sol con dificultad senil
y el sol no retrocede, acorta distancias.

El horizonte que jugaba escurridizo,
es más accesible a cada paso;
pareciera que en el día de mañana
lo ha de alcanzar y ya
retos no habrá a la hora temprana.

Queda poco vino en el vaso,
alguien se lo ha tomado todo.

El vaso mismo, que suyo no es,
tendrá que devolver.

El perfume que el frasco contenía
se liberará y entrará en otra búsqueda.

Otros horizontes, soles, y bellezas
lo aguardan en otras presuntas lejanías.


                                                                       



lunes, 11 de febrero de 2019

Ensueño poético por Irene Mercedes Aguirre

 (Ensueño entre el silencio de Diana cazadora,
 que sus flechas dispara para anunciar la aurora)

El sonido desata su lenguaje de ritmos,
la materia sacude su rutina del día,
se  despliegan  bocetos de color y armonía
que surgen, de repente, por  intangibles istmos.


Bajo el ocaso muta el perfil de las horas,
osada, alguna estrella se lanza luminosa,
incitante y esquiva, incierta y misteriosa.
para otear ese espacio sin dudas ni demoras.

Se conjugan a dúo la emoción, las ideas,
brotan los remolinos  de las profundidades,
el pentagrama en vivo muestra sus odiseas

¡El aparente caos de subjetividades
decanta en una obra  que nace y  que flamea
en el  florido  mástil  de sensibilidades!





jueves, 7 de febrero de 2019

CASCABEL III por César Delgado Guembes

Nací en lentitudes prehistóricas
y nací en latitudes precibernéticas
circuncidado de incestos metafísicos
corroído el hambre de egos inferiores
y de lepra mis aventuras en caos mundanales.


Viscoso bífido que sagaz tu cascabel delata
a tí el símbolo me ha reducido en onírica alegoría;
caído nací y nacido mis caídas invoco en alevosía,
seré el Pelías iscariote que traiciona si madruga,
o el astuto mico de ardides que subyuga
y también el que el fantástico paraíso te arrebata.


Marcada va opa y va sorda la loca mente mía
en enredo que brota de pompón y galimatía
y esqueleto de violencias galácticas y rapaces
parido en desierto de galas falaces
son los huesos cruzados de disenso y pleuresía.


Onfálico el perfil de vértigo en náusea neurótica
en tus pueriles envidias estacionales de agonía
es Dédalo agazapado entre negras cerdas y estrambóticas
priva de la luz el placer de tu nocturna vida
pavor la madre en preferente diluvio de pleitesía.


Feroz vagabunda la precoz y súbita melancolía
asalto de polítona y monocorde guzla depresiva
conseja siniestra incauta al sujeto sorprendido
víctima de arcano misterio en género homínido.





lunes, 4 de febrero de 2019

LOS DIAS GRISES DE LIMA por JEAMEL FLORES


Me gustan los días grises de Lima.

Aquellos en que la nostalgia parece invadir el silencio del aire
y la calma tiene el color amarillo de las hojas secas de los árboles.

Aquellos en que la esperanza está vestida de jeans y zapatillas,
como un día cualquiera,
y la sencillez se posa en las palmas de las manos.

Aquellos en que surge tu sonrisa,
entre la grieta de la neblina,
creyendo siempre en el mañana,
y me regalas la fe como el cáliz secreto donde se vierte la esencia de la vida.

Entonces, me rindo ante la evidencia de las cosas simples
y me propongo recomenzar de nuevo desde la nada,
sólo que esta vez estarás tú sosteniendo mi paso
y me darás la mano cuando me incline
y levantarás mi rostro
y me recordarás los miles de motivos que tenemos para amar.


jueves, 31 de enero de 2019

Texto ID-26 por ROGER RODON.

Llegarme hasta el barrio de Guamachito,

Llegarme hasta el Neverí

Llegarme hasta Mapirito, estaba demás

Punta de Mata, el balneario, visitar el castillo,

La tierra del pescaíto, decir café, decir vamos a Caripe, a la neblina,

las mejillas rosadas de sus recolectoras medianeras.