Del Editor

… "Amo así este cráneo en su ceniza, como al mundo / En cuyos fríos parques la eternidad es el mismo / Hombre de mármol que vela en una estatua / O que se tiende, oscuro y sin amor, sobre la yerba. “Parque para un hombre dormido”. 13 nudos en la espuma. JORGE EDUARDO EIELSON "

T

Del Editor

"Amo así este cráneo en su ceniza, como al mundo / En cuyos fríos parques la eternidad es el mismo / Hombre de mármol que vela en una estatua / O que se tiende, oscuro y sin amor, sobre la yerba. “Parque para un hombre dormido”. 13 nudos en la espuma. JORGE EDUARDO EIELSON "

Del Editor

"Amo así este cráneo en su ceniza, como al mundo / En cuyos fríos parques la eternidad es el mismo / Hombre de mármol que vela en una estatua / O que se tiende, oscuro y sin amor, sobre la yerba. “Parque para un hombre dormido”. 13 nudos en la espuma. JORGE EDUARDO EIELSON "

Del Editor

"Amo así este cráneo en su ceniza, como al mundo / En cuyos fríos parques la eternidad es el mismo / Hombre de mármol que vela en una estatua / O que se tiende, oscuro y sin amor, sobre la yerba. “Parque para un hombre dormido”. 13 nudos en la espuma. JORGE EDUARDO EIELSON "

Del Editor

"Amo así este cráneo en su ceniza, como al mundo / En cuyos fríos parques la eternidad es el mismo / Hombre de mármol que vela en una estatua / O que se tiende, oscuro y sin amor, sobre la yerba. “Parque para un hombre dormido”. 13 nudos en la espuma. JORGE EDUARDO EIELSON "

jueves, 15 de noviembre de 2018

MONTE DE MINERVA por CLAUDIA CACERES FRANCO


En caso se le ocurriese a San Jerónimo de los Prados resurgir,
Cruzar el segundo camino trifurcado, cerca del monte de la Minerva,
Alabar a la libertad en un conjuro de octubre, hojas rojas, hierbas amarillas
Presto al pasaje de indomables crines azabaches sobre ceras arcillosas.
                          
Andar pies desnudos por la orilla de lago del monte de la Minerva,
Desenvainando su bastón, lanzarse a las aguas profundas de aquel mediodía otoñal
Ante miradas confusas de una turba recogida entre arbustos de pinos tallados
Algunas cenizas aun tibias, mensajeras humeantes, viajeras de cielos nativos.

Cuando el torbellino descendió del monte hasta tocar el turbio lago,
Suspiros ancestrales recordaron el olor a maderos frescos y hortensias silvestres
Los prados de San Jerónimo derrocharon gloriosas leyendas aferradas a la lava,
devolviendo calma al campamento de piedras, precisamente, junto a su tumba helada.




lunes, 12 de noviembre de 2018

CUERPO EN UN TONEL por CARLOS LOPEZ DEGREGORI

Guardó a la luna en un tonel
y un poco de semen y un cabello

y los guardó con el mar de hace un mes
esperando la disolución total
o un milagro

Vean
            les dijo ayer a sus amigos
introduzcan la mano en el agua
y no crean jamás en lo que estrechen
o limítense a creer
Pero cuídense del cuerpo que ya sabrá moverse
que los ate con su único
larguísimo cabello





jueves, 8 de noviembre de 2018

LITURGIA DEL HORIZONTE por Francisco García Silva

Mi hermano tiene ahora
una edad para el recuerdo.

Ha dejado una novia olvidada en el balcón
         y va por ahí intimidando a todos con su flecha nueva,
                   convidando sus sueños,
                   rescatando el pasado de un bostezo para que mamá
                            lo haga dormir entre sus manos.

Violento como una mariposa sin patria,
sagaz como el delirio de un encapuchado
         Aprendió a ser grande entre sus juguetes
                            el otro día…

mi hermano anda buscando su inocencia.
De “Corso por todos los riesgos” (1971)





lunes, 5 de noviembre de 2018

SUEÑO DE PAZ por ERNESTO LOBO




Quién sabe si ayer
al cruzar la medianoche
entre la huerta y el patio           
mientras el húmedo hacer de los olivos
jugaba a señalar el rumbo de las nubes
quién sabe si entonces
en ramillete se vencían sobre la ciudad
incandescentes aguijones
hiriendo la carne…

Quién sabe
si los juegos
volverán a llenar la plaza
o los aires a cubrirse de colores
al trasluz del papel cometa..

Ante la estrella de
seis espinas
y sus hirientes garras
ante el exterminio desosegado de su furia
quién sabe…

Quién podrá decir
si la boca sangrienta de los cañones
ha de acallar
la voz del desierto…

Ayer
mientras las luces
se perdían en la distancia
tu voz herida cantaba
otra vez
por un pequeño sueño de paz…

                                                                                     






jueves, 1 de noviembre de 2018

MEJOR QUE AYER por LILIAN VIACAVA

Hoy es mejor que ayer.
Brumas de duda se disipan
el sol brilla y promete realidades
el cielo acaricia el vestido azul
de la ilusión con que me visto...

Voy calzada de palomas que me elevan
en bondades de alas blancas que son mías
son el amor florecido de mi carne
en la existencia del latido fértil
donde di la vida...

Son las guindas que pinta el beso de mi boca
los dulces frutos florecidos de mi talle.
Renovados aromas guardé de su tersura
luego del grito y el llanto con olor a vida
amamantados brotes de mi savia
dulces retoños que me consolidan...

Ríos de amor alimentan los tesoros de mi carne
que me lleva adelante cada día
porque hoy es mejor que ayer
y mañana es otro día
porque crecieron y se hicieron fuertes
y en su frente el orgullo late...


Retornarán mañana a coronar mis sueños
en la ronda infinita que nos une
vestidos de ilusiones con alas de palomas
y siempre sentiré que hoy es mejor que ayer...



lunes, 29 de octubre de 2018

ÓRDENES por FELICIANO MEJIA

Como un morueco azul o marón carmesí sea mi alma,
como una ola espesa de neblina azul frente al sol restallante
sea mi cuerpo,
dos flores de nenúfares diminutos,
mis ojos,
mis cabellos una floración de lana de oro negro
con muchas hebras blancas,
mis pies dos alas ligeras
y mi pecho un pequeño geiser de lava de diamantes;
ES LO QUE ORDENO HOY A MI DÍA
Y A MI SEMANA Y A MI AÑO
indubitablemente.

De: WAKONADA (inédito), pp 42.
©CF
www.felicianomejia.com





jueves, 25 de octubre de 2018

Flechas de Luz por JAVIER RUBIO

En mi sala tengo un cuadro de Pollarolo
   una mesa que es un bar y tres sillones de
                            color añil
También un gran espejo
   una pared tarrajeada con arena y un ventanal
   por donde entra el sol que cae en el oeste

El espejo copia la vida quieta de la tarde
   muros viejos estirándose al calor
   un gallinazo solitario en el azul

Poco a poco el día va muriendo en las nubes
                            que arden en el cielo
   las sombras se encaprichan
   se estiran y trepan la pared

En la sala el sol golpea los vidrios que descansan
                            sobre el bar
   su luz estalla en los trozos de cristal
   y el oro de sus flechas secuestra el universo

Ahora es el momento en que el mundo se
                            torna inmaterial
No existe nada que pueda ya tocar

 todo es solo luz estrellándose en mi piel



lunes, 22 de octubre de 2018

UBICUIDAD por MANUEL ARDUINO





Cuando estás lejos por ejemplo en el circo el mercado
Tu sombra invisible llena la casa brasa y comisuras
Dominas los sillones la lámpara el fuego no manifiesto
Una reina ejerce su impronta de todo contubernio
El reino es la prolongación del coronado la gaya rosa
Te esquivan los espectros domésticos antepasados valientes
Te respetan el espacio y la luz blanca cautividad
Aunque lejana la imitación o tu presencia
El indeleble efluvio de los días tigresa irritable
Prohíja sus crías muebles trastos y hornacinas
Por sobre todo eres la casa dentro fuera de la casa
Y eso te alcanza ser el mundo ante tu raza
El universo los intersticios atómicos todas las cavas maduras
Fuera del mundo no existes se trata de sólo un alma



jueves, 18 de octubre de 2018

TARDE POR CESAR DELGADO GUEMBES

Iré viniendo, llegando
lo mismo tarde
al mismo banco.



El ocaso prematuro
puntual siempre acaso
viene llegando.



Vacía me espera tarde,
¡corre, corre mi ansia
espera el banco acaso
el ocaso de la tarde!



Llegando viene llegando
herida de tarde la tarde
exacta, precisa, certera
calavera inescrutable.



Entre día y noche
perpetuo gris de soledades pura
y copia eterna herida,
tarde de jardín y ocaso
catedral sin mirada todavía,

vacía queda la tarde.                                      



lunes, 15 de octubre de 2018

LORCA por ERNESTO LOBO

Lorca garabateó su nombre
con extraviados signos
un grave paréntesis 
un largo requiebro  
un laberinto inconcluso
mágico y cerrado
y su nombre lo siguió llamando …

Tal vez sin volver el rostro
construyó su afrenta pura
era él
claro que lo era
a las cinco de la tarde
siempre él
con su claro rostro
ante la crispada milicia…

Era Lorca
caminante a pie firme
surcando los aires
con esa sonrisa grande
enclavada a la profunda tentación de sus ojos
sus intensos ojos negros
de gitano errante
de hábil pulso
de poemas encendidos…

Lorca escribió su nombre
con extraño manierismo
para marcharse bajo los aromos
pisando tierra

tocando cielo…




jueves, 11 de octubre de 2018

ENIGMAS POR FANNY JEM WONG


Hallar el punto justo arañando ocultas verdades,
con el pulso firme sobre el papel del destino.
Encontrando respuestas a través de los opuestos,
como esferas infernales que suben locas y bajan tristes,
nos marcaron la ruta, sin importar el destruirnos.

Unir la contradicción una y otra vez, venciendo límites,
ansiada locura recorriendo anillos de fuego, quemándonos.
Atormentadas almas, retorciéndose bajo mantos de roja linfa,
entre vómitos de rabia, manchamos nuestras manos,
ambos cada cual a su manera, condenándonos
a voces extrañas que solo tú y yo escuchamos.

Con las creencias plagadas de incógnitas
y las memorias colmadas de enigmas inalcanzables.
Sintiéndonos falsos dioses, nos tragamos furiosos al mundo.
Lo masticamos, lo digerimos, lo vomitamos y lo escupimos,
reiteradas veces, nada parecía saciarnos. Nada…

Escucho verdades muertas sin pestañear, sin inmutarme.
Conozco los pozos más profundos del dolor,
y los lados más oscuros de las almas.
¿Qué puede sorprenderme ahora?
Creo que nada, si en la nada hemos vivido.
¿Vivir o morir?
Nos convirtieron en entes, en cadáveres insatisfechos.

¿Sentir o no sentir?
No cabía en nuestros fracturados cerebros,
por siglos resonaron sus atroces carcajadas.
Nos cubrieron de mierda, de hiel, de esputo,
de coágulos descompuestos, consiguieron ahogarnos.

Danzaron salvajes las bestias y solo miramos.
Malditas brujas ataviadas de mentiras
Sobre sus torcidos alambres graznaron cuervos,
cenaron buitres y hienas.
¡A nosotros! ¡A nosotros!
A los castrados…A los niños muertos…Muertos

¿Vivir o morir? Qué más da, poco nos queda.
Nuestras cabezas fueron coronadas por cipreses,
nunca olvides que los demonios nos mostraron rostros gentiles,
lograron engañarnos, no podemos confiarnos de nadie
No podemos….No podemos… No podemos

FANNY JEM WONG
20-12-2009