Del Editor

… "Amo así este cráneo en su ceniza, como al mundo / En cuyos fríos parques la eternidad es el mismo / Hombre de mármol que vela en una estatua / O que se tiende, oscuro y sin amor, sobre la yerba. “Parque para un hombre dormido”. 13 nudos en la espuma. JORGE EDUARDO EIELSON "

T

Del Editor

"Amo así este cráneo en su ceniza, como al mundo / En cuyos fríos parques la eternidad es el mismo / Hombre de mármol que vela en una estatua / O que se tiende, oscuro y sin amor, sobre la yerba. “Parque para un hombre dormido”. 13 nudos en la espuma. JORGE EDUARDO EIELSON "

Del Editor

"Amo así este cráneo en su ceniza, como al mundo / En cuyos fríos parques la eternidad es el mismo / Hombre de mármol que vela en una estatua / O que se tiende, oscuro y sin amor, sobre la yerba. “Parque para un hombre dormido”. 13 nudos en la espuma. JORGE EDUARDO EIELSON "

Del Editor

"Amo así este cráneo en su ceniza, como al mundo / En cuyos fríos parques la eternidad es el mismo / Hombre de mármol que vela en una estatua / O que se tiende, oscuro y sin amor, sobre la yerba. “Parque para un hombre dormido”. 13 nudos en la espuma. JORGE EDUARDO EIELSON "

Del Editor

"Amo así este cráneo en su ceniza, como al mundo / En cuyos fríos parques la eternidad es el mismo / Hombre de mármol que vela en una estatua / O que se tiende, oscuro y sin amor, sobre la yerba. “Parque para un hombre dormido”. 13 nudos en la espuma. JORGE EDUARDO EIELSON "

viernes, 27 de febrero de 2015

Volver a encontrarte por Flavia Cosma

Tú, tan desconocido para mi,
Como las gotas de lluvia cayendo
Sobre las flores azules,
Tú,
Tan necesario para mi,
Como el aire puro, filtrado en mis pulmones,
Tú,
Tan preciado para mi,
Como la luz dorada resbalándose por los vitrales
Sobre las manos juntas en oraciones,
Invocando paz, perdón,
Y por encima de todo, amor,

Tú atravesarás un día
Todos los bosques y el mar,
Te detendrás cansado en la puerta de mi casa,
Y yo te recibiré acometida por un santo temblor,
Mis ojos llenos de lágrimas y mi alma morada
De los amores maduros y tardíos;
Oh, mendigo…


EN: El Barrio Latino” 2013
Traducción de Luis Raúl Calvo

jueves, 26 de febrero de 2015

martes, 24 de febrero de 2015

Ya no llueve por Fern G. Z. Carr

ya no llueve
ya no llueve
no está lloviendo
no está lloviendo
no llueve
no llueve
no más
no más
llueve
llueve
poco
poco
un poco
un poco
llueve un poco
llueve un poco
está lloviendo un poco
está lloviendo un poco
quizás un poco
quizás un poco
ha dejado de llover



SEÑORA MARIPOSA POR Manuel López Rodriguez

Vamos
caminas
estamos
conversas
con las ramas
extasiadas
de tus sueños
con el manto en un nidal
con el viento
en su cantar.

Señorita poesía
de seda y fantasía
alitas que acometen
al
trinar
del arco iris.
En “Reflejos de media luna” 2013
 

viernes, 20 de febrero de 2015

CASCABEL por César Delgado Guembes

Prólogo que [si]-miente y nau-fraga…)



Vestíbulo de juntas inmensidades zodiacales
y reverie de rivales sensaciones fraternales
oceánicas profundidades, pacífica, índica y atlántica
visitan desolada su angustia romántica
a mis entreabiertas claraboyas vesperales.

Crótalo repentino. Martín G. Barrutia



                             I


Nómades mis pies
desplazan sin fondo
territorios bajo mis plantas.


Ando entre paisajes inciertos
y pliegues hostiles de rugosidades densas.


No se ya si mienten mis pies
cuando se hunden caídas mis pisadas,
no sé si naufrago en territorios cotidianos.


En: “Cimientos de naufragio”
 

martes, 17 de febrero de 2015

ALIENTO por Francisco García Silva

Pobre
     y estás entre los higos
      memorizando los oficios que tenía tu padre.

        La corteza siempre estuvo de tu parte:
             voltea a lo largo de la desgracia,
derrama tu cesta sobre mi espalda,
apacigua los duraznos que viven.

          Lamento que no existas,
                estás sobre los higos.


De I Ramas o equinoccio de soledad. En “Corso por todos los riesgos” 1971. Premio de poesía Javier Heraud, Universidad Católica del Perú.



FLORES DE PAZ por Irene Mercedes Aguirre

Eres tú  el desafío del humano,
la expectativa y mira permanente,
como el canto lejano de la Fuente
que discurre  las aguas de tu  mano.

Ideal de los años, convincente
solicitud de un inasible arcano,
noble  esencia  sutil del meridiano
que equilibra los cuerpos y la mente.

Corredor de un proceso inacabable,
tapizado con llantos , con  dolores
y recuerdos de espanto, insoportables,

nos alientas   a superar errores,
a crear el espacio inolvidable
¡donde  broten , por fin,  augustas flores!


lunes, 16 de febrero de 2015

sábado, 14 de febrero de 2015

viernes, 13 de febrero de 2015

“Lunes 13 de febrero del 2006” por Oscar Perlado

 No es una pista destruida lo que veo
 Es un hombre hecho pedazos 
Lo hicieron los hombres de noche mientras dormía 
Querían algo diferente a él
 algo que se pareciera más a ellos
 Y se llevaron sin querer lo poco que tenía de
 todos sus sueños y sus recuerdos
 Ignoran que no han podido tocarlo
 Las cosas están hechas de piedras 
y no las piedras de cosas
 Él luego será una piedra con otra forma
 una estatua para el futuro



jueves, 12 de febrero de 2015

martes, 10 de febrero de 2015

Certeza algorítmica por Ernesto Lobo

Invisibles números impalpables
Dígitos algorítmicos
0 1 0 0 0 1 1…
Y más
Detrás de la ventana digital
Dedos marcados
Una luz
Tres destellos
Fotones por millones
E invisibles seres  emergiendo
Desde esta frágil pantalla
Nano cosmos intenso e imposible
Tubos al vacío, conductores micra
Fantasmagóricos chips
Duendes electrónicos
Aparecidos tras las sombras
En estas noches de cristal
¿Debo entonces volver el rostro?
¿Adormecerme en la certeza?
¿En la experimentación y la locuaz lógica?
¡Jamás!
Seré creyente de la infinita magia
De las sombras del azar
De los dioses digitando
Cada instante de nuestro destino…

En “Ignoto” (2014)

ESTAS MARCAS NO ACUSAN HISTORIA por Ana María García

No veléis por marcas mías marcas
que no salen
a luz ni aun en su palabra misma propia creen
no veléis
no hay por qué preocuparse
estas marcas no acusan historia

no hubo claustro
una grande bolsa oscurecida a mano
y a los pies amarrada como ancla al remo remojo rememoro

en el campo hay un buey
en el campo el buey se acuesta y espanta
moscas con el rabo

en “Hormas & Averías” 1999

viernes, 6 de febrero de 2015

BANDA NOCTURNA por Domingo de Ramos

A los guerreros del 80
Bajo la noche transparente
arden las veredas
parpadean los faros sobre los sucios
blue jeans de los jóvenes que se extravían entre esquinas
y parques claroscuros y negras casacas
entre brumas fosforescentes y blanquísimos cráneos
dientes rubios y dedos rubios escarchados por la yerba
Sus miradas brillan como hebillas de plata
llenan los tambores las plazas bañadas en aceite
y policías de felpa.
Por la noche salgo En el día huelo a gases lacrimógenos
la multitud me absorbe en sus paltas
pero me detengo en las claridades del mundo para respirar
sin un cigarrillo en los labios/el frío me congela los miembros
y no hay sitios donde descansar para ver
las rojas hormigas cargando huesos
migajas de pan/todo está cercado por fieras exhaustas
solitarias bancas/roto por el silencio y ese cascarón
azul que me separa de ti oh raquítica tierra
                                   mi cuerpo es solo fugaz y opaca estela de locura
                                                                      en el orden natural
eterno polvo sin entierro
          Y esas flores y esos muchachos seducidos por el polvo
por el orden ¡Oh los apestados de este siglo!
América es un Ácido, allí hay miles de angustiados
La ley es cruel me dicen los que no sobrevivieron a esta
guerra inconclusa donde mi banda de leñadores se dedicó
a demoler las gordas columnas de la Justicia, donde quedaron
solo tus enormes muslos/oh Cecilia/tus nalgas/ tu rostro de penca
y un boquete en el corazón luego de enfrentar a la policía
con un ejército de metales retorcidos
que fueron nuestros huesos después del incendio
sobre una autopista irreal donde aún palpitaban y se desangraban
los tibios corazones de los caballos que cayeron antes que nosotros
a pesar de su inocencia/de sus fuertes músculos
de su destreza para eludir las dificultades
que ahora soportamos cuando las tinieblas reinan
y el pánico de las bestias que rastrillan/se aproximan
calle por calle/zona por zona cubiertas con los adolescentes
cuerpos de mi pandilla que ha saboreado la catástrofe
antes de que el sol borre los resquicios y los escombros
a que fuimos sometidos.
¡Oh el deslumbramiento del horror! Mejor será largarnos
de esta ciudad a la que nunca pertenecimos
y ya no tengo banderas ni multitudes
Estoy perdido  
                                            entre los edificios
                                                                                 entre las calles
y bocacalles
                                              entre los cerros y basurales
deambulando con tu imagen impregnada en mi mente
(y tú Sarita eres como un rockanrol en mi pecho
oliendo a pasta que consume mi banda pensando en ti
en el cielo que le ofreces por unas monedas)
¿Qué puedo hacer? Llevo un amor a secas
que no me calma en el largo viaje por las suaves arenas
donde te conocí oh dulce Cecilia como la chicha que cantabas
para mí en aquellos tiempos en que asaltábamos
golpeábamos destruíamos y culeábamos en cualquier
estera bajo la tibia luna y el sereno mar que se enroscaba
en tu blusa de nube/todo termina y lo han sabido
nuestros enemigos/nos jodieron quitándonos la noche
Y solo me voy quedando/aturdiéndome ante el desayuno
y el responso que estoy escribiendo con dificultad
por el parpadeo de la vela
Estoy condenado a muerte/han arrojado mi sombra al mar
Estoy divinamente desolado/mi alma se queja como un torrente
y me dice expirando ¡¡¡MÁTATE!!!
                                                         y mudas piedras rodaron
Sobre las calles como una escuadra preparándome una celada
a plena luz del día con guardias de tránsito y helicópteros
de papel Me detienen/me botan/me organizo y vago en
plazas y barrios demoliendo las gordas columnas de la Justicia
mientras mi banda se aleja
                                                en tierra
                                                               en humo
                                                                            en polvo
                                                                                        en sombra
                                                                                                       en nada.


(De Arquitectura del espanto, 1988)