Del Editor

… "Amo así este cráneo en su ceniza, como al mundo / En cuyos fríos parques la eternidad es el mismo / Hombre de mármol que vela en una estatua / O que se tiende, oscuro y sin amor, sobre la yerba. “Parque para un hombre dormido”. 13 nudos en la espuma. JORGE EDUARDO EIELSON "

T

Del Editor

"Amo así este cráneo en su ceniza, como al mundo / En cuyos fríos parques la eternidad es el mismo / Hombre de mármol que vela en una estatua / O que se tiende, oscuro y sin amor, sobre la yerba. “Parque para un hombre dormido”. 13 nudos en la espuma. JORGE EDUARDO EIELSON "

Del Editor

"Amo así este cráneo en su ceniza, como al mundo / En cuyos fríos parques la eternidad es el mismo / Hombre de mármol que vela en una estatua / O que se tiende, oscuro y sin amor, sobre la yerba. “Parque para un hombre dormido”. 13 nudos en la espuma. JORGE EDUARDO EIELSON "

Del Editor

"Amo así este cráneo en su ceniza, como al mundo / En cuyos fríos parques la eternidad es el mismo / Hombre de mármol que vela en una estatua / O que se tiende, oscuro y sin amor, sobre la yerba. “Parque para un hombre dormido”. 13 nudos en la espuma. JORGE EDUARDO EIELSON "

Del Editor

"Amo así este cráneo en su ceniza, como al mundo / En cuyos fríos parques la eternidad es el mismo / Hombre de mármol que vela en una estatua / O que se tiende, oscuro y sin amor, sobre la yerba. “Parque para un hombre dormido”. 13 nudos en la espuma. JORGE EDUARDO EIELSON "

viernes, 30 de octubre de 2015

EL DIARIO por TANIA TE MOCHE



Mi amiga y yo
coincidimos que el diario
es un cómplice íntimo
de secretos
placeres y recuerdos
ese fiel compañero
que regularmente
aguarda tranquilo
sobre la blanca mesita de noche
a la espera de ser abierto
siempre listo y limpio
confía recibir y velar pensamientos
plegarias y deseos
lanzados al viento
por sus reflexivos y ansiosos
cronistas en las frías noches de invierno.





lunes, 26 de octubre de 2015

APRENDO A LEER EN TUS MADRUGADAS por IDA LUZ SOLIS MADRID



Te veo caminando entre la gente,
rozándo los hombros uno a uno
con personas que van apuradas a tu lado
Te veo caminando de prisa
con tus ropas puestas al azar
(muchas de ellas no son tuyas)
Te veo por momentos distraído, despeinado,
como pensando en las horas, los pagos y los hijos
Te veo tan cerca de mí que puedo tocarte,
olerte y sentir tu ropa entre mis manos
Observo tu cabello que no has peinado hoy
Tienes esa expresión que tanto amo
y me sorprende como vas trabajando con eficacia
Me asombro del poder que tienes
para resolver trámites engorrosos
y hacerme escuchar las palabras justas
( ¿ será que estoy adquiriendo algún tipo de locura ? )
Estoy conociendo tu trabajo,
el modo como vas ordenando las cosas
Estoy observando sigilosamente, muda,
presa de emoción y bañada de luz
tu gestión excelente
Me inundo con tu agua santa
y no puedo creer que sea tan evidente,
tan cierta, tu presencia,
Señor.


viernes, 23 de octubre de 2015

LA PALABRA POEMA 2 por ATALA MATELLINI


La palabra
vuelve a la tierra prometida
Se abre
Se desangra
Bajo su yugo
el hombre
Bajo su fuego
el poema
cobrando forma
desde el silencio

En “Desde los cantos ausentes”




lunes, 19 de octubre de 2015

Algún Día por Ernesto Valentín Sánchez



Algún día
el pintor que habita en mí
extraerá del escondite
donde celoso guarda pinceles,
caballetes, paletas, y tintes,
y pintará tu hermosa alma
justo como la concibe.

Algún día,
tal vez aquel mismo día,
la escultora que en tu espíritu vive
arrancará de una montaña
un mármol duro y veteado
y esculpirá un modelo de mi alma
también según la concibe.
Sé que en tu retrato
algún borrón habrá
por torpezas de mis manos.
En mi estatua se verán
mis deseos reprimidos,
mis proyectos inconclusos,
las siembras en surcos equivocados,
los caminos no andados,
la oración sin principio ni fin,
las luces que no encendí,
peor aun, las velitas que apagué.
Finalmente observarás
mi abundancia de defectos
y de virtudes mi escasez.


viernes, 16 de octubre de 2015

CORTÉ MIS CABELLOS POR ROSINA VALCÁRCEL



Corté mis cabellos
para que no me amaras
Amor
te regalo mi cuello y sus orejas
y los senos también
por si te pareciera poco
cuídalos hasta la próxima estación
del año
mientras cabalga solitaria
la otra mitad de mi cuerpo.
                                

(Navíos, Ediciones  de la Biblioteca Universitaria, 1975)



martes, 13 de octubre de 2015

Mayo por Ernesto Lobo


A veces
-         como hoy - ­
Olvido los pálidos grises
O las rocas fosforescentes
O el intenso naranja
Con los que marcaste
Tus gestos aquel mayo aquel,
Porque fue en mayo cuando
Tras el vuelo de una libélula,
Se trastocó entera la muda rutina
Me viste
Y acaso ciega
Perdida por entre intensas emociones
Te fuiste con ella
               Tras sus vaporosas alas
                            Su mustio e ingenuo cuerpo
                                       Sus vanos y sordos latidos
Es cuando entonces mayo
Convertido en un agudo latido
Me golpea los muslos
Esculpiendo en mí
Tu único agónico ser…


viernes, 9 de octubre de 2015

Soy mujer por Carmen Amaralis Vega Olivencia

No soy río,
No soy nube blanquecina,
ni siquiera soy ave que remonta su vuelo
y te deja en la orilla picoteando desganos.
No soy lumbre en tu oscuridad,
mucho menos agua que calme tu sed.
Soy mujer,
Inquieta mujer que tiembla
cuando le das un beso,
que llora por sus partos malogrados,
Y ríe cuando acaricia el rostro de un ángel.
Sí, soy mujer,
muy mujer.
Unas veces fuerte roble,
otras débil zumbido de abeja
buscando el néctar de la vida.
Y me arrastro sobre las arenas de tu cuerpo,
y suspiro inhalando tu aroma.
Ese aroma que unas veces me embriaga
Y otras me desquicia,
cuando no reconoces
los fractales que encierra mi corazón.
Sí, soy mujer,
complicada mujer de yeso.






martes, 6 de octubre de 2015

DE LA NADA por Lilian Viacava



Las piedras del altar donde hoy me arrodillo
penando en el silencio
de mis horas inciertas....
Los te quiero vencidos por el tiempo funesto
como si fueran dulces
de sabores añejos...

Caducan las lisonjas... Reivindican el miedo
el corazón en trizas
en pos de los te quiero,
que se fueron clavando como en un crucifijo
derramando mi sangre
de dolor imprevisto...

Los males que se apegan muy hondo al descontento
del paisaje las horas
infinitas sin tiempo...

Y la llama en la hoguera  calienta el frío acero
que penetra en el alma hasta horadar el cuerpo
que en deseos culmina tan frío por las calles
entre las multitudes de personas extrañas
y que a nadie le importa que he perdido mi calma...

Quiero hundirme en el río
de lágrimas y espuma
esconderme del vulgo la traición y la escoria
olvidarme de todo
olvidar de tus ansias,
caerme en el abismo sutil de la distancia
renacer esta noche sin luz en la mirada
sin memoria ni gloria... Sin importarme nada.

28/07/2015



by Lilian Viacava Dama de la Poesía

@copyright