Del Editor

… "Sin saber dónde principia su huida, Andando con gemido y con tropiezo / El hombre huye, doblado por el peso / De su eternidad inadvertida. // ¿Huye?...si, huye, huye…estremecida / Carne y tierra lo acusa ya en su beso / Y en su paso y en su ansia y en su exceso…¡El peligro de muerte que es la Vida! MARTIN ADAN."

T

Del Editor

"Sin saber dónde principia su huida, Andando con gemido y con tropiezo / El hombre huye, doblado por el peso / De su eternidad inadvertida. // ¿Huye?...si, huye, huye…estremecida / Carne y tierra lo acusa ya en su beso / Y en su paso y en su ansia y en su exceso…¡El peligro de muerte que es la Vida! MARTIN ADAN."

Del Editor

"Sin saber dónde principia su huida, Andando con gemido y con tropiezo / El hombre huye, doblado por el peso / De su eternidad inadvertida. // ¿Huye?...si, huye, huye…estremecida / Carne y tierra lo acusa ya en su beso / Y en su paso y en su ansia y en su exceso…¡El peligro de muerte que es la Vida! MARTIN ADAN."

Del Editor

"Sin saber dónde principia su huida, Andando con gemido y con tropiezo / El hombre huye, doblado por el peso / De su eternidad inadvertida. // ¿Huye?...si, huye, huye…estremecida / Carne y tierra lo acusa ya en su beso / Y en su paso y en su ansia y en su exceso…¡El peligro de muerte que es la Vida! MARTIN ADAN."

Del Editor

"Sin saber dónde principia su huida, Andando con gemido y con tropiezo / El hombre huye, doblado por el peso / De su eternidad inadvertida. // ¿Huye?...si, huye, huye…estremecida / Carne y tierra lo acusa ya en su beso / Y en su paso y en su ansia y en su exceso…¡El peligro de muerte que es la Vida! MARTIN ADAN."

viernes, 29 de diciembre de 2017

SE MUERE EL AÑO por LILIAN VIACAVA


Se muere el año
escondido en los sótanos de la tristeza
se desvanecen los frutos de lo cotidiano
y se van los viejos sueños por las alcantarillas...
 
Se va otro año y nos deja
con llamaradas que se apagan
con risas que son llantos
con copas que mendigan
con besos y abrazos que nos deben...
 
La alegría se acopla a la tristeza
en la cara de la misma moneda...
Los deseos se pronuncian con acento
de voces sostenidas
en solapados gemidos de presagios...
 
La esperanza se viste de blanco
en la cresta de los jazmines
y se me antojan 12 uvas a las 12.
 
Otro año llega envuelto en el humo
de las incógnitas...
Los labios son rosas perfumadas de felicidad
de besos que duran una noche
y nos regocijamos...
 
Se muere el viejo año se muere sin saberlo
bocanadas de buenos deseos
se apoderan de cada palabra
y brindamos por el año que nace
tratando de olvidar el año que se muere...

Nace la flor encendida de la esperanza
ensueños se aglutinan
ungidos de aceites preciosos
para olvidar entre gemidos apagados
lo que no fue
y estrenar un corazón para volver a comenzar...

by Lilian Viacava Dama de la Poesía
@copyright - derechos de autor
31/12/2017





jueves, 28 de diciembre de 2017

INSTANTE por ERNESTO LOBO

Hay momentos para alzar el vuelo
Para bailar sobre la mesa
Para murmurar versos al oído…

Hay tal vez un brevísimo instante
Bajo un rayo de luz
En aquel bastidor de luna
Tan blanco como eterno
En que basta un abrazo
Una tierna caricia
Un resplandor de ojos…

Es allí cuando la vida se condensa
Se distrae
Se agita
Es tiempo de envolverse
De inventarse un capullo de flores
Un cuerpo de caracolas
E irse de largo…

Porque la vida se enciende
En aquellos instantes
Desde donde no habrá más un regreso
No se abrirán los cielos
Ni volverá la misma lluvia
A golpear el empedrado…

Para entonces
Instante y vida
Serán ya
Un recuerdo ido…




lunes, 25 de diciembre de 2017

RÍO DE LOS PÁJAROS PINTADOS por Lilian Viacava


Oh río de los pájaros pintados
donde acuden los bardos de mi tierra,
cuando llora el amor que les encierra
ceibales y laureles añorados.

Los azules sonidos alhajados
en el cauce que tu paisaje aferra
y en el canto que el ave desentierra
Paraísos y palmas evocados.

La historia de la sangre del poeta
se reviste de garzos camalotes
vas en salto hacia el sur como saeta.

Río Uruguay que vuelas cual cometa
no sé si eres el cielo del poeta
o eleva versos, tu ribera quieta.





jueves, 21 de diciembre de 2017

DELFÍN AZUL POR FANNY JEM WONG





Cae al vacío, el negro velo del desconsuelo.
Cruje, se desenredan los enmarañados hilos que aprisionan.
Huye así la soledad, montada sobre una vieja barca,
Llevándose, las encendidas tristezas de todas sus ausencias.

Gime y ríe el llanto, es sombra en estampida
Resistiéndose al olvido, las letras brotan a borbotones
Son como lazos que aluden el henchido pecho
No existe el miedo, ni pánico a los silencios.
Todos se evaporan.

Se acerca, se aleja, es el delfín azul de los sueños
La colosal figura omnipotente, que se hace luz y enceguece
El corazón, es un enloquecido címbalo, dentro de su arquilla
La espalda, un bambú que se cimbra en perfectos movimientos.

El dorso gris  y los azules flancos, suave piel excita a la locura
Pálido vientre acaricia y arremete, la rosa pálida de tus océanos
Eres acrobáticos y lujuriosos saltos, elevando la blanquecina espuma
Potente musculatura  que azota y derrota cualquier resistencia.

Contemplando estoy desde lejos, toda la ciencia humana
Mientras las palabras ordeno, detrás de un enorme y azul espejo
Con la certeza de que ninguna, alcanzaría  para explicar el hecho
De por qué, el mar y el firmamento se enjugan sobre el lecho.

Saltando estas delfín azul, sobre los reflejos de mis pensamientos
Despertando toda clase de placeres, en el puerto de este, tu mundo.

lunes, 18 de diciembre de 2017

Domingo…sin alegría por Ana María García

Han abierto la puerta para el día santo
El mantel blanco
se extiende bajo un tablón apelmazado de excremento...
Han dorado las escamas de los pies sacerdotales
ya pueden danzar sin peligro
las hostias han sido tragadas por las gargantas de los asesinos
 Las entrañas de los mansos colgadas adornan las entradas
 Cuanta advertencia
 Para quienes
Lo intenten con el pan y los peces
o con los brazos abiertos!
 Los pechos de par en par laten vencidos por la lentitud
 Los cuellos sometidos

La mano de purpura baja los dedos con sangre de treinta siglos
 Pesa el manto arrancado entero a la pobreza
Las hosannas llegan a los labradores
 Los himnos se atragantan condenados en las rejas oscuras

Un Cristo rojo
 Levanta la persiana
 Lentamente
 Como un hombre que acaba de ser traicionado
La deja caer...
Han dorado las escamas de los pies sacerdotales
ya pueden danzar sin peligro
las hostias han sido tragadas por las gargantas de los asesinos
Las entrañas de los mansos colgadas adornan las entradas
Cuanta advertencia
Para quienes
Lo intenten con el pan y los peces
o con los brazos abiertos!
Los pechos de par en par laten vencidos por la lentitud
Los cuellos sometidos




jueves, 14 de diciembre de 2017

POEMA DE MIGUEL ANTONIO MORALES

Con qué facilidad me reflejé en la sombra
Con ese agrado de sentirme como una fumarola
Sin rostro, sin identidad
E imaginar el alcance infinito de la bruma
La niebla sagrada, acogedora, deificada,
El velo obligándome a regresar a mi nombre
A mi soledad incógnita y febril
Dónde aparezco más humano que nunca
Menos yo que nunca y más El que nunca.
Viajé por la rivera de un río tierno
Dónde los pájaros escuchan el canto de las gotas del río,
Y supe que el sufrimiento diluía la amargura
Y sanaba la piedad entumecida y la constancia de la risa.
Toda la existencia es indómita,
Los rostros son caricaturas tiernas
Los pasadores son livianas hiedras que atan la cordura al alma
Para que no vuele al amanecer impronta hacia el rubor del sol.
Tengo ya el sabor de haberme ido,
De trepar el lomo del caballo galáctico que apaga la vida
Y nos avienta en el cosmos como una estrella fugaz;
La alegría tiembla, la muerte no perece
El universo es genial
El cosmos nunca llora, la pena es sólo de éste yo
Diminuto y joven, que sueña a escondidas con saber
Pretendiendo, pretendiendo al Ser.



lunes, 11 de diciembre de 2017

BESO DE NIÑA por Carmen Amaralis Vega Olivencia


Aún le arde la piel. No entiende ese frío que se centra en su centro.
Sólo fue un leve roce de los labios, y bastó para que cada
poro de su piel pegara un grito.
Se derramó en ese instante el rocío guardado en su mirada,
y el carmín de los labios se hizo grana. Un susto gigante
le invadió los sentidos, y fue muñeca de algodón entre
sus brazos.
Aún no entiende por qué no duerme ni desea alimento.
Busca los rincones solitarios para regodearse frotando
su piel y saboreando sus deseos.
Su boca está marcada de delicias, y por primera vez
percibe sus senos como cumbres a punto de erupción.
La  entrega total del primer beso la hace sentir culpable
de un no sé qué,
y se mira al espejo transformada en mujer.


jueves, 7 de diciembre de 2017

LLEGADA Y UTILIDAD DE KEIRA por ENRIQUE SANCHEZ HERNANI

Para qué puede ser útil una nueva niña en este planeta
cercado por el sol la luna y algunos hoyos cósmicos
sino para alumbrarlo todo con su ternura
para disipar el eco impío de las guerras
con su risa de cristales de colores fulgentes y desconocidos
para hacer nacer una música jamás antes atendida
que haga germinar los corales y todos los gladiolos de la tierra
para qué más puede ser útil esa risa
para qué mar deben emplearse sus lágrimas
si es que alguna vez solloza de fina tristeza
o de luciente alegría que de eso también se llora
para qué artefacto tienen que usarse sus volatines
y los giros de sus manos
para qué invento maravilloso deben destinarse sus pies
las golondrinas de su cabello castaño
los efluvios amorosos que de seguro le nacerán del corazón
o de alguna otra de sus benévolas entrañas
y sus ojos
                 atentos y gentiles igual que una mañana encendida
para qué pueden servir
si no es para confirmar que este mundo todavía existe
en ese lugar remoto donde aún vuelan discretamente los ángeles
ojos que rotan y vibran
                                 sometiendo otra vez a las tinieblas.



(Del libro 'Catálogo del maestro de obras', de reciente aparición)