Del Editor

… "He vuelto lentamente, /(Un poco de sueño/es siempre necesario/aunque sea corto como/el silencio de las/enredaderas). Por cada pueblo que pasaba/de regreso,/veía que sus puertas/estaban abiertas/para mí,/que sus techos eran míos,/que sus campos,/sus oídos,/todo me pertenecía. JAVIER HERAUD. “El viaje del descanso” poema 6."

T

Del Editor

"He vuelto lentamente, /(Un poco de sueño/es siempre necesario/aunque sea corto como/el silencio de las/enredaderas). Por cada pueblo que pasaba/de regreso,/veía que sus puertas/estaban abiertas/para mí,/que sus techos eran míos,/que sus campos,/sus oídos,/todo me pertenecía. JAVIER HERAUD. “El viaje del descanso” poema 6."

Del Editor

"He vuelto lentamente, /(Un poco de sueño/es siempre necesario/aunque sea corto como/el silencio de las/enredaderas). Por cada pueblo que pasaba/de regreso,/veía que sus puertas/estaban abiertas/para mí,/que sus techos eran míos,/que sus campos,/sus oídos,/todo me pertenecía. JAVIER HERAUD. “El viaje del descanso” poema 6."

Del Editor

"He vuelto lentamente, /(Un poco de sueño/es siempre necesario/aunque sea corto como/el silencio de las/enredaderas). Por cada pueblo que pasaba/de regreso,/veía que sus puertas/estaban abiertas/para mí,/que sus techos eran míos,/que sus campos,/sus oídos,/todo me pertenecía. JAVIER HERAUD. “El viaje del descanso” poema 6."

Del Editor

"He vuelto lentamente, /(Un poco de sueño/es siempre necesario/aunque sea corto como/el silencio de las/enredaderas). Por cada pueblo que pasaba/de regreso,/veía que sus puertas/estaban abiertas/para mí,/que sus techos eran míos,/que sus campos,/sus oídos,/todo me pertenecía. JAVIER HERAUD. “El viaje del descanso” poema 6."

jueves, 29 de diciembre de 2016

Serpiente Roja por FELICIANO MEJIA


No tu mirar de anémona y calvario
ni el filo de amianto de tu sombra:
Tu acto, sí,
de gatillo estremecido,
de pistilo, de llama, abierto al polen matutino. 
Que aúllen los perros blasfemias electrizadas,
que un cúmulo de fantasmas, prosternados,
agiten sus banderas desdentadas en las nieblas; 
aquí hay un resplandor más rojo que la sangre
dormido entre las venas; allá
un estertor furioso lamiendo en silencio los párpados malignos. 
Vendavales de pelos en los conos del alba
 agolpan los latidos, la palabra emplumada,
 el coro de alegrías venidero.
 Y hay un pueblo fornido metido en la médula del grito,
en la noche de aceite acuchillado,
que bebe la espesa saliva de la muerte en pos de vida.  
Y esperaba por fusiles tu presencia y la arenga,             
      mordiendo           
        los fuegos de los grillos a la luna.


lunes, 26 de diciembre de 2016

Creyente por ATALA MATELLINI


Canto a canto me entrego
Palpando cada cicatriz que nos habita

Mi corazón
Arraigado en tus raíces
Detenido por siempre

En tus brotes de luz


jueves, 22 de diciembre de 2016

Primer piso por Flavia Cosma


El cuarto es estrecho, rectangular,
sombrío.
—¿Por qué me rechazaste?
—¿Yo? Yo no te rechacé.
Fue solo el hecho de que tú te fuiste a otro lugar.
Sigue la mentira :
—¿Por qué me rechazaste? Dos veces me rechazaste.
Siguen otras mentiras, innumerables.
Y la mano extendida, y el pájaro chocando
desconcertado
contra el vidrio de la ventana 
y la respiración sacudida mendigando
una señal
una palabra que no se asemeje a otras
al menos una sola palabra
capaz de abrir la ventana hacia
el adoquinado caliente.

TRADUCTOR Luis Raul Calvo (Argentina)



lunes, 19 de diciembre de 2016

Entre el dolor y la esperanza por CARMEN AMARALIS VEGA OLIVENCIA


Casi la toco,
Casi toco esa mágica ilusión que me persigue.
Alzo los brazos hasta sentir gaviotas,
plumajes suaves con toques de ternura,
delicada flor con pétalos de piel,
Surcos con la miel virgen de un beso.
Casi lo alcanzo,
Percibo un extraño susurro que despierta mil deseos,
la urgencia de mirar aquel brillo que brota de tu alma,
encontrar la palabra perfecta,
esa que descansa en el fulgor del sol,
que entibiece el frio del pecho,
que revive la paz quebrada,
y detiene el tictac de las distancias.
Casi te acaricio en las sombras de la noche,
en la niebla del camino escabro,
ese que recorro enloquecida
Persiguiendo el fantasma que hostiga,
que me grita tu nombre
con la sola intensión de torturarme,
Dejando que viva cada instante
entre el dolor y la esperanza.


jueves, 15 de diciembre de 2016

REY NEGRO POR FANNY JEM WONG

Trueno ensordecedor de mirada dormida,
Es el eco que golpea cada fibra de mi cerebro,
El tiempo se detiene, caen  las odiosas cortinas
Y llegas, real luz a mi  alma, vestido de negro.

Suave  es  el viento, moldeando esta historia
En el desesperado abrazo de todos los sueños
Cuando la piel se enrojece y  sonríe  avergonzada
Mientras las manos temblorosas, estrujan las sabanas.

La plenitud yace desnuda  entre almohadones celestes
No espera promesas, flamea loca, delirante, enceguecida
Renace gloriosa, rompiendo los cadmios calendarios
Invadiendo  silencios de fornicadores quejidos.

Azul es y será  por siempre el  ansiado abrazo,
Vida y muerte la sangre que mana de sus entrañas
Tormentosas las ansias, salvajes los deseos
En cada espasmo, un rubí desgarrando ausencias.

Necesidad implacable de ser eterno fuego
Fracturando sin saberlo, túnicas y espesas capas
Disfrutando del dolor, de marcarle y hacerle mío
Ciega a la razón, sin tratar de encontrar la orilla..

Aferrada con firmeza,  a su talle encendido, silenciando la voz
Consciente de que el placer habla sin prejuicios, ni miedos
En lenguas extrañas, siglos de “te amos”, resuenan
Cuando los labios arden, queman y se inflaman.

Saboreando una a una, cada  gota de su rigidez absoluta
Sobre el altar de espuma que vierte la  sagrada savia
Ciega a malos y oscuros espejos, entregada a la muerte
Entre pases y compases, convulsionando afanosos los huesos.

Recorriendo estoy,  cada cuadro del  vasto tablero
En blanco y negro sin paraguas, ni abrigo
Solo vestida por el ardor, de sus desesperados besos.



lunes, 12 de diciembre de 2016

Camino por Ernesto LOBO

Bajo aquella sombra
La de indelebles marcas
La de coloridas alas
Aquella que de mis ansias huyó
Cual pétrea y esquiva efigie
Bajo su toldo opaco
Yace escondida una
Frágil sonrisa
Escondida para ti
Tal vez germine
O el tiempo la borre
Como tantas otras ilusiones
Que yermas se marchitan
En cualesquiera de los caminos…



jueves, 8 de diciembre de 2016

LA MEMORIA por LUIS DEL RIO DONOSO


Recordar es volver a sentir los susurros del ayer...
Y acariciar esos instantes que abrazados a nuestra memoria
emocionan hasta las raíces del alma.

He ahí la poesía... Mensajera de lo invisible en cada amanecer:
haciendo visible lo que fue y vuelve a ser...

He ahí la resurrección del verbo compartido
diciendo NO a los olvidos...

He ahí los valores que humanizan, más allá de toda partida,
porque alguien o algo, se ha quedado viviendo en nosotros,
y sigue sembrando e iluminando el camino de nuestro caminar,
en una procesión de versos sin final.

María Elena lo sabía... su voz respira en cada metáfora de nuestra voz...
Recordarla es existir en su nueva existencia!




lunes, 5 de diciembre de 2016

LA LINEA por Emilia Marcano Quijada


La mañana es un papel en blanco,
una línea que aparece
al lado de mi cama.

Línea delgada, oblonga,
flexible y menguante, traza
de pintura sin marco
ni puesta de sol, paisaje
y horizonte.

Casi al extremo de las flores
que no me conmueven,
de los sueños


lunes, 21 de noviembre de 2016

Nostalgia: Por: Julio Goicochea Zamora

¡Oh tierra amada, callada bajo la soledad perpetua!
¡Oh casa acompañada de grillos y eriazos amargos!
Hasta ahora recuerdo el triste sendero que
recorrí por última vez cuando dejaste de
cobijarme bajo aquel cielo estrellado.
Hasta ahora recuerdo mi llanto cuando
se estremecía entre aquellos cerros
que parecían remedarme con su eco.
No es cierto, sin embargo que te haya
olvidado por ir en busca de mi destino.
¡Oh tierra y casa amada!...
Te tengo siempre presente en este
corazón adormecido.




jueves, 17 de noviembre de 2016

Cabeza de camaleón por Ernesto Lobo


Esta vez seré cabeza de camaleón
Decidí transmutar de piel, de huesos
Dejando mi esencia intacta de caracol
Me miro como a un extraño
Me reconozco entre mil especies
Aun presintiendo mi propia ausencia
Conozco mi hacer de molusco a saurio
De ser a objeto
Una pieza inconclusa  
Entreverada por las tierras mojadas del sur
Y aún en el ventisquero
Una pasión en gestación
Ah caracol cabeza de camaleón
¿En dónde esconder tus escamas?
¿Entre las fragantes flores de los arrecifes?
Pues no importará cambiar de huesos ni formas
Mientras la aventura por germinar
Siga encendiendo el rubor de sus ojos…