Del Editor

… "Amo así este cráneo en su ceniza, como al mundo / En cuyos fríos parques la eternidad es el mismo / Hombre de mármol que vela en una estatua / O que se tiende, oscuro y sin amor, sobre la yerba. “Parque para un hombre dormido”. 13 nudos en la espuma. JORGE EDUARDO EIELSON "

T

Del Editor

"Amo así este cráneo en su ceniza, como al mundo / En cuyos fríos parques la eternidad es el mismo / Hombre de mármol que vela en una estatua / O que se tiende, oscuro y sin amor, sobre la yerba. “Parque para un hombre dormido”. 13 nudos en la espuma. JORGE EDUARDO EIELSON "

Del Editor

"Amo así este cráneo en su ceniza, como al mundo / En cuyos fríos parques la eternidad es el mismo / Hombre de mármol que vela en una estatua / O que se tiende, oscuro y sin amor, sobre la yerba. “Parque para un hombre dormido”. 13 nudos en la espuma. JORGE EDUARDO EIELSON "

Del Editor

"Amo así este cráneo en su ceniza, como al mundo / En cuyos fríos parques la eternidad es el mismo / Hombre de mármol que vela en una estatua / O que se tiende, oscuro y sin amor, sobre la yerba. “Parque para un hombre dormido”. 13 nudos en la espuma. JORGE EDUARDO EIELSON "

Del Editor

"Amo así este cráneo en su ceniza, como al mundo / En cuyos fríos parques la eternidad es el mismo / Hombre de mármol que vela en una estatua / O que se tiende, oscuro y sin amor, sobre la yerba. “Parque para un hombre dormido”. 13 nudos en la espuma. JORGE EDUARDO EIELSON "

viernes, 30 de mayo de 2014

I. Retorno hacia el antiguo sur Por Claudia Cáceres


Empezó a caminar a rumbo desconocido
 
Pasos suaves se deslizaron
 
Por el pavimento carcomido en humedad.
 
 
Con esquirlas borrosas en sandalias negras
 
Se fue alejando
 
Pisando fuerte con el pie derecho.
 
 
Luego, giró en dirección opuesta al sol
 
Y se perdió cuesta abajo.
 
 
... Quedó la huella arenosa y visible,
 
El retorno hacia el antiguo sur...

Poema programado para el Festival Multilingüe en Val David – Canadá 31 mayo – 1 junio 2014.

 

martes, 27 de mayo de 2014

“Descabellado error” por Carmen Amaralis Vega


Desperté, y me encontré en unos brazos tibios.
 
El sol brillaba impaciente.
 
Las rosas sudaban un rocío extraño
y un rumor de aves volando a mis pies.
Percibí el llanto de los querubines.
Desperté,
Mi rio dormido no quiere fluir
Sus aguas negras, estancadas,
reflejan la luna olorosa a nardos.
Nardos floreciendo en pasiones confusas,
cuerpos húmedos y rígidos
después de la larga faena de media noche.
Desperté horrorizada, arrepentida.
Terrible reconocer un descabellado error,
Y el recuerdo invadiendo tus entrañas.
Arrepentirse ya no vale.

GANGLIOMA por FELICIANO MEJÍA


Negra es la espuma en la gruta del féretro.
 
Mientras la mujer que bebe alcohol se postra, su sombra ríe, aplastando lo que queda de su roto perfil. Pero nada se mueve entre sus venas.
 
Afuera, los bóvidos rumian su diaria ración, con ojos lacrimales. Parecen ásperos recuerdos remasticados, en cada tiritación de sus mandíbulas y en cada chisgueteo de sus colas contra los insectos.
 
Afuera, una mascarada de sol repleta el aire.
 
Afuera, la plétora de las vides u olmos agitando su savia.
 
Pero ahí, donde la agria mujer se niega a llorar, horrible, como un pan sucio, está la nube de tizne que se cierne para siempre sobre el laqueado ataúd.
 

(De: Himnos  de la Tierra – Inédito)

 
Feliciano Mejía Hidalgo, (Abancay, Apurímac 1948, Perú) de nacionalidad peruano-francesa, ex integrante de los colectivos Hora Zero y Yuyachkani, realizó estudios superiores  el Perú y Francia

viernes, 23 de mayo de 2014

DEVUELVAN A NUESTRAS HIJAS por Lilian Viacava


El cielo llora la injusticia

el mundo no comprende hoy

¡Que nos devuelvan a la niñas!

Claman los padres con dolor…

 

Vírgenes mártires del abismo

de la cultura del temor

acuchilladas de egoísmo

y sometidas sin pudor.

 

Son cien quizá doscientas niñas

por las que reclamamos hoy

pero son miles que en silencio

abusadas y sometidas son.

 

Sometidas al trabajo

y al casamiento en violación

de sus derechos como humanas

porque mujeres ellas son.

 

Basta de injurias y atropello

contra la mujer de hoy

basta de tanta injusticia

reclaman todos por amor.

 

El cielo llora el atropello

que en Nigeria se cumplió

iniquidad hacia las niñas

que mancillaron su honor.

 

Donde están ahora esas niñas

clama el mundo entero hoy

pedimos sean liberadas

de tropelías y de horror.

 

¿Dónde están cuatro camiones?

¿El desierto los tragó?

¿Dónde está hoy la honradez?

¡No callaremos nuestra voz!

 

¡Clama la voz en el desierto

clama la voz de padres hoy!

¡Clama la madre por su hija

clama la voz de la razón!

 

Que nos devuelvan a las niñas

para vivir con dignidad

para estudiar y ser la honra

de su familia en libertad.

 

Queremos hoy a nuestras niñas

las de Nigeria abanderar

en nombre de todas las que sufren

¡Y que debemos liberar!

 

En nombre hoy de la equidad

de la paz y del amor

que el reino de los cielos

sea nuestro reino hoy.

 

Llora la rosa de Sharon

llora de madre ¡El corazón!

Llora el mundo dolorido

¡Llora el canto de mi voz!

 

Por ti y por mi mujer ¡Justicia!

Es lo que reclamamos hoy.

Dame tu mano como hermana

y venzamos al dolor.

 

No callaremos este verbo

no callaremos mas la voz

de clamar por  el regreso

¡Por nuestras niñas pido hoy!

 

 

Copyright

 

Dama de la Poesía. Escritora de poesía y narrativa.

 

martes, 20 de mayo de 2014

Preguntas Prohibidas 2 por Bruno Podestá


no habrá testigos
no habrá recuerdos
no existirá palabra
que explique lo ocurrido
 
así es Dios de cauteloso

 

En “El hombre que mide las nubes” (2013)

Ensayista, narrador y poeta peruano radicado en Uruguay

Recorrido Por Jeamel Flóres


yo soy el espejo de mí mismo
me mido en mis zapatos y en mi ropa
en mi llanto y en el olvido
en todo el espacio que me separa de este mundo
entre mi mano y la rosa
cuánto perfume
entre palabra y palabra
cuánto silencio
pero a veces
me canso de estos zapatos
y me duele la ropa
y el corazón sangra
entonces
lo cojo entre mis manos
lo escucho palpitar como siempre
(todo está  bien)
lo escondo de curiosas miradas
y lo llevo así en lo que resta del día
y en una  áspera soledad
va creciendo la nostalgia del árbol seco o del vestido viejo
irreversible inquietud
(la mirada volteada
desesperada
como la del que recuerda en el camino que algo ha olvidado
pero todo está ya tan lejos y tan perdido)
entonces
un gesto tuyo me revela la luz
la arquitectura del deseo
entre el vino y la lluvia
para reconocer que te amo
y que hace frío
y que mañana me pondré mis zapatos.
 

En:  Ariadna – Arianna. Instituto Italiano de Cultura. Lima, 2002.

Tiene publicados cuatro libros de poesía, Pleamor (2012), Ariadna-Arianna (2002), Todo era lejos (2000) y Desde los oscuros rincones (1995).

viernes, 16 de mayo de 2014

DE MUERTE DELICIOSA por Carmen Amaralis Vega


Te escojo, espectador de la escena de mi muerte.


Trágate el momento en que me visto de novia y bailo en cámara lenta el ritual del desgarro, el momento de la caída y la entrega.


Tus ojos captan los pedazos de mi cuerpo.

 

La cámara enfoca mis pupilas dilatadas.


Se difumina la intensidad de tus brazos

sobre mis caderas
y me arrastro para lamer tus pies.

 

No puedes ver el escenario.


Acabo de vestirlo con lirios sublimes.


Los códigos blancos empalidecen

ante el arrojo de tus manos,
y quedo ahí,

observando cómo se desprende mi alma
con el ardor de tus deseos.


Terminan los espasmos y baja el telón.

 

Te levantas satisfecho,
sin Artificios.

Yo sigo inerte en el suelo.


Sin proponértelo,

me has ayudado a morir en delicias.

 

 

Su poesía entrelaza entre lo científico y lo esencial, con fuertes raíces rítmicas apoyadas en los cantos de la tierra cálida de Puerto Rico.

martes, 13 de mayo de 2014

Ausencia por Anamaría Intilli


A Emanuela Robustelli
 
 
Olor a rosas a clavelines
es el encuentro
 
vuelo de alas
entrelazadas
gorrión  ruiseñor
calandria
encendido soliloquio
 
visión de tu cuerpo
fina obsesión
recortado
horizonte
 
es blando el camino
de la mirada
buscándote
 

 

 

De Retorno y otros poemas. Edita El Gato descalzo. 2013.

 

Una hoguera de amor por Omar Monroy


El calor


de esa hoguera al amanecer


aún se prende

entre mis piernas y las tuyas.

 

La brisa del viento

ventila con melancolía

esos delirantes instantes

que hizo palidecer

a la exhausta madrugada.

 

Lo que se fue

lo reviviremos en las cenizas

del recuerdo.

 

  Del libro: “A la Amante”

viernes, 9 de mayo de 2014

Madre eterna por Ernesto lobo


Del vientre la madre sangra vida

Habrá rapsodias y juglares

O      tal vez     el silencio se llenará de bruma

Y podrá el tiempo dormir a largos espacios

Mientras burlesca la vida se engendra gozosa

A espasmos latientes    jugosos   ansiosos

En el humedal de los mil susurros

Entumeciendo la razón

Perdida   enloquecida  ufana

Engendrará entonces

Luces perpetuas    pasión incierta

Por estos patios     por estos muros     y en el jardín interior

Sangrarás vida                 madre eterna…

martes, 6 de mayo de 2014

LINGÜÍSTICA por Marita Troiano


Como adverbio de modo
A prisa o lentamente
Voy a saciar ganas insomnes de hace tiempo
desde mi antiguo pretérito perfecto
cuando soñaba que sin abreviaturas
y en lengua castellana te lamería entero
A trote lento o en franca cabalgata
De los pies a la cabeza
En conjunción copulativa
Mitad poética  mitad meta linguística
Misma canina
Consonántica con tu verbo sustantivo
y pronombres numerales en mi esencial lamida
En compuesto y descompuesto predicado
Eternamente retenido en mis papilas
Irreflexivo el verbo
Intransitivo por siempre entre mis labios
Y a mitad de la tarde       sellar tus poros
Regalarte otra piel    para que sustantivo en mí  tú crezcas
Consonante  acentuado
Mientras sigo en mi afán por recorrer
de modo imperativo con insubordinación tus jerarquías
En vocales abiertas o en diptongos
Por obsesión retórica                 
Capricho posesivo
Perjuro en indicativo                       
O simplemente
por ampulosidad de la Real Academia de mi Lengua.

 

De:   SECRETO A VECES  /  Carpe Diem Editora  ( Lima- 2003 )