Del Editor

… "Amo así este cráneo en su ceniza, como al mundo / En cuyos fríos parques la eternidad es el mismo / Hombre de mármol que vela en una estatua / O que se tiende, oscuro y sin amor, sobre la yerba. “Parque para un hombre dormido”. 13 nudos en la espuma. JORGE EDUARDO EIELSON "

T

Del Editor

"Amo así este cráneo en su ceniza, como al mundo / En cuyos fríos parques la eternidad es el mismo / Hombre de mármol que vela en una estatua / O que se tiende, oscuro y sin amor, sobre la yerba. “Parque para un hombre dormido”. 13 nudos en la espuma. JORGE EDUARDO EIELSON "

Del Editor

"Amo así este cráneo en su ceniza, como al mundo / En cuyos fríos parques la eternidad es el mismo / Hombre de mármol que vela en una estatua / O que se tiende, oscuro y sin amor, sobre la yerba. “Parque para un hombre dormido”. 13 nudos en la espuma. JORGE EDUARDO EIELSON "

Del Editor

"Amo así este cráneo en su ceniza, como al mundo / En cuyos fríos parques la eternidad es el mismo / Hombre de mármol que vela en una estatua / O que se tiende, oscuro y sin amor, sobre la yerba. “Parque para un hombre dormido”. 13 nudos en la espuma. JORGE EDUARDO EIELSON "

Del Editor

"Amo así este cráneo en su ceniza, como al mundo / En cuyos fríos parques la eternidad es el mismo / Hombre de mármol que vela en una estatua / O que se tiende, oscuro y sin amor, sobre la yerba. “Parque para un hombre dormido”. 13 nudos en la espuma. JORGE EDUARDO EIELSON "

viernes, 28 de agosto de 2015

Demonios azules por Flavia Cosma


El calor pesado
me corta la respiración.

Huele como presa muerta en las llanuras.

Por varios meses lucho
en contra de  los demonios azules
trato de olvidar, de huir
de parar el diluvio con mis manos vacías
de apagar el rugido del agua que incansablemente
derriba todo en su camino.

Percibiendo el peligro del Apocalipsis
los demonios atemorizados
se ocultan en el hueco ardiente de mi estómago
en mi corazón desierto de ti
en el recuerdo de un amor que desaparece
poco a poco en la lejanía.

Voy a enfermarme y moriré
con una terrible nausea
tornando mis borrosos ojos
en el último recuerdo
acerca de esta tierra.




martes, 25 de agosto de 2015

HERIDO Y VENCIDO por Alberto Iturrizaga Silva



¡AY!... QUE TIENE MI VIDA
QUE SE ENCUENTRA VENCIDA
POR ESA NOCHE OSCURA
PERDIENDO LA VIDA

¡AY!... QUE TIENE MI VIDA
QUE SE ENCUENTRA HERIDA
COMO ALMA DORMIDA
DENTRO MI VIDA

HOY ME SIENTO HUNDIDO
ENTRE ZARCILLOS Y ESPINAS
COMO UN PÁJARO HERIDO
QUE DEJA LA VIDA




viernes, 21 de agosto de 2015

MARIHUANA AMOR POR ROSINA VALCÁRCEL


Fue hermoso cómo hicimos el amor
la última noche,
parecíamos dos monos chillones
en su luna de miel
murmurando sonidos extraños
en un vuelo inacabable.
Mis piernas se abrían
como un valle quieto,
caminaste en él
lleno de furia
fuiste su mejor habitante.







miércoles, 19 de agosto de 2015

lunes, 17 de agosto de 2015

A veces… por Ernesto Lobo


A veces, cuando la ciudad calla, me digo:
es el preludio del caos,
Entonces recojo mis pasos,
restriego las manos en las paredes
sintiendo los rugosos grumos de cemento para luego
recordar las manos de papá
golpeteando el cilindro rojo, volteando un balde
diluyendo la mezcla,
Son cosas que de un golpe se vienen cuando choco frontal
la nostalgia de un lejano abril
bajo las brumas que llegan hablándome de un mundo
de piedras y lodo
detrás de las abras andinas…
Tierra arriba, el gran farallón, la planicie de maíz,
los cuadrantes de alfalfa,
el rumor de ovejas, los ladridos a caña hueca
de mis perros girando bajo las largas canillas
de mi inquieta cabalgadura y, de golpe,
los viejos armatostes azul naranja cruzando la calle
con esos rostros cansinos de lacrimales ojos
con tan  vacíos sueños
¿En dónde los trinos de las calandrias
el vuelo del cóndor, la carrera de las vizcachas?
Ya no importa, corro unos metros, la acera se rompe
bajo mis pies,
de un salto la lata,
los escalones
muchas espaldas dobladas, unas monedas que ruedan
manos enjutas envueltas en la locura
mientras la ciudad gira estremecida por sus metales
el humo, las frituras y el silbato que nada cambia
Allí me he ido perdiendo sin mirar atrás
nadie me sigue en pos de aquella frontera
en que la mudez es un don incidental
un ser sin sonido ni palabras
una sombra que se pega al paredón…

A veces, cuando la ciudad calla,
siento que los vientos son ajenas ánimas que buscan
decirme cosas al oído para no dejarme morir
mientras el ruido crece
royéndome las entrañas, pero ello es tan solo,
cuando distante,
la ciudad calla…




viernes, 14 de agosto de 2015

OBRERA DE MI VIDA por Carmen Amaralis Vega Olivencia


La fuerza de tu nombre
Aquí, ante tu mar,
tus verdes,
tu sol.
Aquí, dentro de mi oscuridad.
Mi pasado se cruza con tu luz.
Estoy ligada a tu naturaleza.
Soy obrera de mi viva,
espejo de mis sueños,
reflejo de en ese azul que te baña
bordando de espumas la locura de este amor.
Voy forjando la conciencia,
con la clarividencia de entender,
Sentir,
desear
ese fantasma de tu sensibilidad.
Es que el amor es la pasión más egoísta,
Y lo necesito para sobrevivir
con la fuerza que me da tu nombre.




lunes, 10 de agosto de 2015

III por ATALA MATELLINI



AUN se deshilacha en el aire
El sonido agudo
Que viene del ingenio

Aún persiste
El aroma
De tus pozas
Multiplicadas
Fulgurantes

Mostrando el corazón abierto




viernes, 7 de agosto de 2015

LOS HIJOS DE LA PACHAMAMA por Tania Temoche

¡Y ardió la tierra!
llegó el día en que la pachamama
entregó sus hijos a las madres
arena roja en granate y cal

¡Ay... la memoria secuestrada!
¡Ay... el estruendo de su llanto!

Y brotaron sus dedos, sus ojos
desbordaron sus brazos, sus piernas
en el desierto de la eternidad
ante el aullido del viento
y la sombra de los apus

¡Ay... el estruendo de su llanto!

Las piedras abrieron camino
delatando a las hienas
de su crepúsculo
el brillo de las llaves calcinadas
de su mudo y deshuesado dueño

Y se abrió el pecho de la tierra
germinó con coraje la cantuta
desde el sepulcro infame
con el alba de la justicia
por los senderos de la vida.



martes, 4 de agosto de 2015

CONCIERTO DE AMOR "IN CRESCENDO" POR FANNY JEM WONG


Vibra el amor en  melodías cadenciosas
Danzan  las cumbres, elevanse  candentes
Notas enloquecidas, pentagramas intensos,
Lúbrica naturaleza brotando del centro de la tierra.

Concierto interminable, profundos deseos
Tiempos "In crescendo", pulsos enfebrecidos
Eres esencia mágica,  tensa y rabiosa que invade.
Preciosas piezas que como esferas se estrellan, explotan.
Buen concierto y buen sabor de boca.

Sudoración elevada, expectación desmedida.
Inédita  versión del acto sublime de amar.
"In crescendo"  de pupilas dilatadas  devorando imágenes,
rozagantes de deseos, en entrega confiada.

Rama  altiva, elévate desde las bases húmedas,
Sobre el tapete azul consagrado a la lujuria de su lengua,
En sucesivos ritmos y provocadoras ondulaciones,
Deliciosa faena de cuerpos en  fricciones sudorosas.

Poco a poco engarzados como  argollas de fuego,
Penetrantes y suaves oleadas "In crescendo".
Tsunami de sensaciones, extremas brisas de llanto y júbilo
Vida y muerte son cubiertas de  polen y miel, pintan las sábanas.

Destierra tristezas en frenéticas subidas y bajadas,
La más profunda oscuridad se ilumina, resplandece,
Es paisaje impresionista,  de contorciones insólitas,
Sonríe la mente a la pasión que no acaba, pende de un hilo.

Hambrientos pliegues, envolviendo la fuerte  corteza.
Olores de sándalos,  sabores dulces, amarga  canela.
Ágiles manos, inmovilizando  las muñecas.
Fuerza que aprisione bajo el peso del deseo.

Hierves amor "In crescendo”, entre carnosidades  irresistibles.
Satisfaciendo la necesidad de succionar  pezones, hambriento.
Deseos del hombre galopando salvaje entre estrechos parajes.
Dimensión erótica prohibida, en  el delicioso dolor de tragarnos.

Los sentidos  se enervan, las lenguas se clavan en picada
Las arremetidas corren enloquecidas unas tras otras
Lo innombrable acontece, en arrebatos que embriagan
Crujen los huesos de los pórticos perlados, no  esperan.

Vibran  desde el  inicio, hasta el fin la piel confiada
El universo entero pulsa e impulsa, sabrosos antojos
Fecundándolo todo de la cabeza a los pies,
nada se resiste, nada se niega
Sumidos en el más sublime  y contradictorio
concierto de amor y  placer.